Kiosko

La Opinión de Zamora

Brindis zamorano por el séptimo arte

Los vinos de Toro patrocinan el Festival Different!, que llega a su décimo cuarta edición en París con el objetivo de promocionar el cine español en Francia

Participantes en el Festival Different! de cine español en París. Cedida

El vino de Toro fue el actor principal, enológicamente hablando, de la décimo cuarta edición del Festival Different!, un certamen cinematográfico que se organiza en París para promocionar el cine español en el país vecino. Puesto en marcha por el crítico de cine José María Riba en 2008, tras su fallecimiento hace dos años, se pasó el testigo al Instituto Cervantes de París.

Un camarero descorcha una botella de vino de Toro. Cedida

Con los caldos toresanos se brindó después de cada jornada del festival, durante el aperitivo que se ofrecía junto con patrocinadores de embutidos españoles. “Fue un éxito total, a la gente le encantó. Como vino de denominación de origen y tras haber sido galardonado en los Premios Manojo, se convirtió en el patrocinador del festival”, apunta la zamorana Elisabeth García Bermejo, que reside desde hace años en París y que colaboró durante los días del festival como voluntaria en la organización.

Todo un descubrimiento

“Este vino se distribuye en París solo en algunos centros comerciales y en pequeñas tiendas especializadas en productos españoles, pero la oferta, sobre todo, se hace por Internet”, reconoce esta catedrática de Filología Hispano-Francesa en la Universidad de París, natural de Belver de los Montes. “Fue una buena ocasión para que muchas personas descubrieran el vino de Toro y, aunque los caldos franceses tengan muy buena fama, a la gente le gusta conocer otras variedades de uva”, razona.

Elisabeth García Bermejo, en el certamen de cine español. Cedida

Igual que con el vino, el objetivo del festival cinematográfico es dar a conocer qué se mueve en la industria española actual más allá de Pedro Almodóvar. “Los franceses conocen muy poco del cine español, casi solo al director manchego, con lo cual este tipo de festivales son idóneos para darse a conocer”, aplaude la zamorana, quien se encargó de la acogida de los invitados y del público, además de la comunicación en la redes sociales, entre otros cometidos.

Jóvenes realizadores

Fueron días donde se acercaron hasta la capital francesa jóvenes realizadores con sus películas, algunas ya reconocidas en festivales anteriores, como “Alegría”, de Violeta Salamanca; “Espíritu sagrado”, de Chema García Ibarra o “Maixabel”, de Icíar Bolláin. El Premio Cinematográfico Sorbona recayó en “El radioaficionado”, de Iker Elorrieta y su director ha sido invitado a volver a la capital para participar en una “masterclass” en La Sorbona.

La zamorana Elisabeth García Bermejo, en el festival de cine español de París. Cedida

La proyección de las películas se realizó en el cine Majestic Passy de París y, aunque la mayoría de los asistentes eran hispanohablantes “se pudo difundir las películas y así atraer en las próximas semanas a público francés a los cines.

Tras su paso por el festival, García Bermejo reconoce que la experiencia como voluntaria ha sido fantástica. “El cine francés suele proponer comedias españolas que no siempre están a la altura y también hay un claro dominio del cine americano en las salas. Por eso para mí ha sido un honor poder contribuir de alguna manera a la difusión de la cultura española, porque además considero que el cine español es de muy buena calidad y es una pena que no se conozca más en el extranjero. ”, lamenta.

Un zamorano al frente

Es el segundo año que el Instituto Cervantes de París se hace cargo de la edición del Festival Different! de cine español, un organismo que dirige, desde hace ya algo más de tres años, el zamorano Domingo García Cañedo, natural de la localidad de Trabazos. No es su primer puesto en esta institución, puesto que ha dirigido los centros que hay repartidos por Toulouse —en dos ocasiones—, Tetuán, Argel/Orán, Lyon y Túnez.

Es licenciado en Filología Románica por la Universidad de Salamanca y, entre otras laborales, ha sido profesor y responsable académico del Centro Cultural Español de Fez, además de director del Centro Cultural Español de Casablanca. De esta forma, no solo el vino que se sirvió durante el certamen fue el único sello zamorano del evento, sino que a esta representación de la provincia en territorio francés ayudó —además de Elisabeht García Bermejo— el propio director de la entidad organizadora y su esposa, pues es natural de Benavente.

“La gente estaba verdaderamente sorprendida con esta coincidencia”, sonríe García Bermejo. La presencia zamorana se completó además con una representación de la Cámara de Comercio, natural de Cerecinos de Campos. “Fue extraordinario durante el festival que, en cierta medida, llevara sello zamorano o, por lo menos, de la Tierra de Campos”, argumenta la voluntaria.

Compartir el artículo

stats