Kiosko

La Opinión de Zamora

El agua de La Culebra “aún es apta para consumo humano”, señalan los análisis

Técnicos de Diputación y Somacyl, desplegados sobre el terreno para diseñar soluciones que aseguren el suministro en el futuro

Primer camión de agua embotellada que llega a Ferreras de Arriba. Cedida

Los trabajos para garantizar el suministro de agua potable a corto y largo plazo en La Culebra ya han empezado, como ha confirmado la delegada territorial de la Junta, Clara San Damián en una reunión con las OPAS y Diputación.

Con el incendio aún candente el despliegue de técnicos de la institución provincial y Somacyl ya llevan varias jornadas de trabajo en las que se encuentran analizando las tomas de agua e incidencias de cada uno de los 18 municipios afectados de manera individual.

El objetivo para ambas administraciones es presentar en los próximos diez días un plan de actuación a cada uno de los Ayuntamientos, en el que se concretará qué ayuntamientos necesitarán ayudas para afrontar las obras que se necesitaran en un futuro.

Estos trabajos que se realizan con urgencia y celeridad buscan solventar el suministro de agua tanto “de forma inmediata” como de cara al futuro, aunque en el presente la calidad del agua sigue siendo la adecuada en los municipios afectados.

Las actuaciones quieren adelantarse a las primeras lluvias, cuando las cenizas se filtrarán a los acuíferos

decoration

“No queremos crear alarma social”, ha recalcado Faúndez aludiendo a los últimos análisis de agua que se han realizado en las pasadas horas y que confirman que aún “es apta para consumo humano”.

Aún así, esta situación cambiará cuando lleguen las primeras lluvias persistentes, cuando se produzcan arrastres que filtren las cenizas a los acuíferos, y que afectarán de manera directa a los municipios que se nutran de manantiales, “los lugares con fondeos en principio no deberían de tener problemas”, han recalcado desde la institución.

Los trabajos para poner filtros, nuevos sondeos u otras posibilidades e función del municipio permitirán asegurar el suministro agua y prescindir de los manantiales que se contaminarán.

Aún así, la presencia de fango y residuos será fácilmente detectable “cuando haya arrastres lo primero que aparecerá será una turbidéz, ya lo hemos visto en otros incendios”.

La Diputación ha confirmado la realización de análisis de las aguas de manera periódica que incluirán pruebas de precisión en el caudal de cada uno de los municipios una vez hayan empezado las primeras lluvias, muestras que serán sufragadas por la Diputación de Zamora debido a su alto coste, según ha prometido Faúndez, como una más de las medidas para garantizar el suministro de agua potable en toda la Sierra de la Culebra.

Las obras de abastecimiento en la sierra: ¿quién y cómo se sufragarán?

Dar con las ayudas que necesitarán los 18 municipios en el futuro para garantizar el suministro de agua potable es el trabajo en el que se encuentran inmersas las administraciones.

En la reunión de ayer ya se anunció la primera medida en materia económica que Junta y Diputación han puesto en marcha para abordar las actuaciones sobre el agua: ya se ha s solicitado un incremento de 200.000 euros en el Plan de Sequía para hacer frente a los gastos de las actuaciones, montante que la Junta ya se ha comprometido a aportar.

La Diputación ha confirmado la realización de análisis de las aguas de manera periódica

decoration

Esta partida se complementará con fondos de la Diputación, según ha aclarado Faúndez sobre una línea de financiación que ya está abierta y que servirá para seguir actuando sobre la problemática del agua tras el incendio.

Será el viernes de la próxima semana cuando se planea presentar una valoración de actuaciones coordinadas entre las instituciones, informe en el que figurarán en detalle las actuaciones de cada municipio, “con cifras, nombres y apellidos”, ha recalcado Faúndez.

Del total, parte de estos trabajos “las acometerá y sufragará el Somacyl” como parte de un expediente de emergencia, ha declarado el diputado, y otras actuaciones las sufragara la Diputación de Zamora. Estas medidas buscan proteger los acuíferos, además de garantizar el suministro hasta que estas balsas se recuperen tras el incendio.

Llegan los primeros camiones de agua embotellada

Ayer por la tarde empezaron los primeros repartos de camiones de agua embotellada como medida preventiva ante una posible emergencia futura. De esta manera la Diputación de Zamora ha asegurado una reserva de suministro potable que podrá suplir la demanda de los 18 ayuntamientos afectados en caso de que ocurriera una emergencia.

El reparto ha dado inicio por las localidades cuyo suministro se ha visto más afectado por el incendio: Ferreras de Arriba, Pumarejo, Boya y Mahíde ya han recibido cada una un camión de garrafas de agua, listas para utilizarse en caso de que se contaminen los acuíferos antes de que las obras de la Diputación comiencen.

De nuevo, el mayor peligro está en el cielo, y se espera que sean las primeras lluvias torrenciales las que causen las filtraciones de cenizas en los acuíferos de La Culebra, de donde se nutren una gran mayoría de municipios.

El resto de municipios y pedanías pertenecientes a los 18 ayuntamientos afectados irán recibiendo las reservas de agua en los días consecutivos de mano de la empresa zamorana Calabor, una actuación que corresponde al paquete de medidas inmediatas que las administraciones están poniendo en marcha, como el alimento de ganado y los bebederos que también están llegando a los pueblos.

Compartir el artículo

stats