Los zamoranos podrán darse el primer chapuzón del verano el próximo día 23 de junio en la piscina de la Ciudad Deportiva. Esa jornada arrancará la apertura escalonada de las instalaciones acuáticas de la capital, que continuará con la puesta en marcha de la de Higueras y finalmente la del Tránsito. Los precios se mantienen invariables respecto al año anterior, de manera que los ciudadanos podrán entrar en los recintos por 1,32 euros a partir de los 14 años, mientras que los menores de esa edad pagarán 0,51 euros. Además, se pondrán a la venta bonos de quince baños con importantes reducciones económicas tanto para el público adulto como para el infantil.

Las piscinas municipales de verano abrirán sus puertas, por lo tanto, el próximo jueves día 23 de junio, momento coincidente con las vacaciones en el ámbito escolar. Como en años anteriores, el Ayuntamiento de Zamora ha decidido realizar una apertura escalonada para que los cierres se produzcan también en jornadas distintas, siempre teniendo en cuenta que cada instalación debe permanecer abierta al público durante 72 días. La Ciudad Deportiva, por lo tanto, será la primera instalación que se ponga a disposición de los ciudadanos. Dos días más tarde, el sábado 25 de junio, hará lo propio la piscina de Higueras. Y una semana después, el sábado 2 de julio, será el turno para el recinto público de El Tránsito.

Para esta temporada de verano, el Ayuntamiento de Zamora ha decidido eliminar cualquier tipo de restricción de aforo y medida preventiva relacionada con la crisis sanitaria del coronavirus, después de dos temporadas atípicas en estas lides. Pese a la normalización, eso sí, se recomienda a los usuarios que mantengan las debidas precauciones para evitar aglomeraciones, especialmente en los vasos y en las zonas de vestuarios. Los precios, por su parte, se mantendrán invariables respecto a temporadas anteriores con 1,32 euros para adultos y 0,51 euros para menores de 14 años; además, los bonos de quince baños costarán 13,22 y 3,97 euros.

La temporada estival trae consigo también la reapertura del transbordador que cruza el río Duero entre las aceñas de Olivares y la playa de los Pelambres. Un servicio gratuito que estará en funcionamiento de miércoles a domingo en horario de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 20.00 horas, ampliando una hora más las tardes de sábados y domingos. La embarcación, con capacidad para doce personas, tiene una estructura prácticamente romboidal para afrontar de una manera más eficaz la corriente del río, que en estos momentos es algo más fuerte de lo que resulta habitual.

La barcaza cumple ahora cuatro años desde su botadura en el verano de 2018 y está ideada tanto para el turismo como para los propios zamoranos que cruzan de una parte a otra del río a diario. La iniciativa nació del arquitecto Pedro Lucas del Teso, que se inspiró en este tipo de transbordadores que han surcado tanto el río Duero como otros ríos de la provincia de Zamora durante décadas como único medio de comunicación posible.

El transbordador, inspirado en medios de transporte del siglo XX

La barcaza del Duero está ideada para ser a la vez atractivo turístico y medio de transporte entre ambas márgenes y a coste cero para el usuario. Su tracción manual la hace perfectamente compatible con el medio ambiente y recuerda, además, a tiempos pretéritos en los que este tipo de infraestructuras poblaban la provincia de Zamora. Precisamente, la principal inspiración de para su ejecución estuvo en otro transbordador utilizado en el propio río Duero para cruzar de un lado a otro de la ciudad mientras se llevaron a cabo las obras de eliminación de las torres de Peromato y la Gobierna y la restauración del Puente de Piedra, así como en la barca todavía existente en la localidad de Villaflor, que hasta hace pocos años era el único medio de transporte para cruzar el embalse del Esla entre ese municipio y el de Villanueva de los Corchos. Con la puesta en funcionamiento de esta barcaza, la ciudad de Zamora suma un nuevo atractivo turístico y refuerza la decidida apuesta que el Ayuntamiento ha realizado en torno al río Duero como activo del sector.