Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

EBAU, la prueba definitiva en Zamora

Los 634 alumnos zamoranos que afrontan este reto comenzaron los exámenes este miércoles con la expectativa de encarar su futuro hacia la Universidad

Varios alumnos comienzan las pruebas de la EBAU en la Escuela Politécnica. | Ana Burrieza

En los pasillos de la Escuela Politécnica, decenas de alumnos se agolpan con el DNI en la mano. Todos ellos llevan un curso entero escuchando hasta el hartazgo la misma palabra: EBAU, EBAU, EBAU. Esas cuatro letras componen las siglas de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad, y los chicos y chicas que aguardan a primera hora de la mañana de este miércoles saben que tras la puerta se juega su destino. Allí comienzan sus exámenes; tras ellos, la Universidad.

Esa es, al menos, la expectativa del grueso de los 634 chicos y chicas que se enfrentan a estas pruebas desde ayer y hasta el viernes en la provincia. La mayoría forma parte de la generación del 2004, y comenzó Bachillerato en aquel 2020 de confinamiento e infaustos recuerdos. Ahora, mientras la pandemia va quedando atrás, ellos aspiran a abrir también nuevos horizontes en sus vidas; en muchos casos, con mudanzas a otras ciudades y el inicio de un futuro con mayor independencia.

La presión

Pero antes toca pasar el trance y rematar en tres días el trabajo de dos cursos. La presión está ahí, y afecta a los nervios, aunque quizá el mejor remedio contra ese estado sea clavar el primer examen y pegar un buen resoplido. Justo eso es lo que hizo Celia Cabezas, que bajó con el rostro iluminado después de entregar sus respuestas a las preguntas de Lengua y Literatura.

Alumnos de la EBAU Ana Burrieza

Esta alumna de 17 años del Amor de Dios explicó con claridad sus sensaciones antes de regresar a las aulas para centrarse en Historia de España: “Estoy súper contenta, me ha salido genial”, respiró la zamorana, satisfecha con la plasmación de sus conocimientos sobre los novísimos, la Generación del 98 o el teatro del siglo XX.

Celia estudiará Traducción e Interpretación o Filología Inglesa, en función de la nota que obtenga. Ese desenlace se conocerá el 17 de junio. Si la cosa va peor de lo esperado, en julio habrá otra oportunidad, aunque ella confía en sacar adelante sus objetivos a la primera: “Lo difícil está hecho”, reflexionó la alumna zamorana, en referencia al esfuerzo llevado a cabo para acabar Bachillerato.

A su lado, compañeros como Sara Abril, a quien espera la facultad de Psicología, o Gonzalo Cesáreo Prieto, que aspira a entrar en Derecho, manifestaron también su conformidad con el primer examen, aunque todavía habrá que remar antes de ver la orilla. Lo mejor es que empezar bien ayuda a la confianza. Así lo ve Shaiel Villalón, que entiende que su futuro debe ir orientado a la Ingeniería Informática, tras dejar atrás una etapa en el Claudio Moyano.

Más prudentes se mostraron Ana Prieto y Claudia Castro, del María de Molina. La primera destacó su “inseguridad”, aunque también reconoció sus ganas de dar el salto a la vida universitaria y a la carrera de Magisterio. Su compañera indicó que los profesores les metieron “algo de miedo” antes de llegar aquí y reveló su interés por estudiar algo relacionado con la economía: “Si da la nota; si no, no pasa nada”, advirtió.

Compartir el artículo

stats