Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

"Las culebras no son nuestras enemigas, son nuestras aliadas"

La organización, ante las recientes denuncias, apunta a su valor como controladoras de plagas

Culebra que ha generado la discordia en la calle Remesal. RRSS

Las quejas ciudadanas por la reciente presencia de culebras en diferentes zonas de la capital han obligado a mover ficha a Ecologistas en Acción, que ha querido explicar por qué los vecinos no deberían preocuparse si ven estos animales merodeando por sus calles. La organización ha defendido que estos reptiles “no son enemigos, sino aliados” y han aludido a su faceta como controladores de plagas. Entre ellas, las de roedores, de las que también se han producido recientes denuncias por su aparición desmedida en el barrio de San Frontis. Pese a entender que los bastardos pueden generar “miedo o asco”, los ecologistas han recordado que están protegidos por la ley y que resultan absolutamente necesarios en el ecosistema, también en el urbano.

Ecologistas en Acción ha insistido en que no hay razones para el temor si alguien se encuentra uno de estos animales de frente. “Todas las culebras y víboras de la provincia de Zamora son animales protegidos por ley y además, especialmente las de mayor tamaño, que suelen verse en las inmediaciones de núcleos urbanos, granjas o escombreras, son inofensivas para los humanos”, han aclarado. “A pesar de que bufen y amaguen con morder para que las dejemos en paz, seguirán siendo inofensivas”, han añadido los especialistas en fauna.

La organización, además, ha advertido de que estas culebras, llamadas de escalera o bastardas, son “el control de plagas más eficaz contra ratas y ratones”. Animales, estos últimos, “que sí transmiten enfermedades a los humanos y a las mascotas y que sí causan pérdidas económicas”. Por eso, Ecologistas en Acción ha querido transmitir a la ciudadanía de Zamora que las culebras, en especial las rateras, son “aliadas y no enemigas” en el entorno urbano, por lo que no habría motivo para soltar la voz de alarma por su presencia.

La culebra de escalera, habitual en la provincia de Zamora, carece de veneno y de colmillos inoculadores. Se alimenta de insectos, lagartijas y, algunos, hasta de roedores. Sus hábitos son diurnos y son capaces de soportar días de calor intenso a pleno sol. Es de cuerpo robusto, cola relativamente corta y cabeza pequeña con morro agudo. Pese a que su presencia puede asustar, desde Ecologistas en Acción han querido dejar claro que “no se puede poner al mismo nivel la opinión de un vecino con las de un experto” y por eso han querido llamar a la calma después de las últimas denuncias registradas al respecto en la capital.

La última de ellas surgió esta misma semana en la calle Remesal, en el entorno de la avenida de Galicia, donde una vecina alertó de su presencia y publicó fotografías a través de las redes sociales, generando así una auténtica cascada de reacciones de todo tipo. No obstante, estas culebras pueden servir para controlar las plagas de roedores que también esta misma semana han sido denunciadas, concretamente en el entorno del barrio de San Frontis, donde los vecinos han pedido por favor al Ayuntamiento de Zamora que lleve a cabo algún tipo de acción para su erradicación.

Compartir el artículo

stats