Kiosko

La Opinión de Zamora

Zamora, pendiente del "condicionante Guarido" a un año de las elecciones municipales

El alcalde de Zamora duda si presentarse de nuevo a la reelección, pero asegura que IU cuenta con “un proyecto que debe tener continuidad” con o sin él a la cabeza

Francisco Guarido, en el salón de plenos municipal. E. F.

Francisco Guarido aún deshoja la margarita. “Hasta pasado el verano, como mínimo, no se va a resolver nada”, responde el alcalde de Zamora al ser cuestionado por su futuro político. El 28 de mayo de 2023, los zamoranos pasarán por las urnas para elegir a los nuevos miembros del pleno municipal, pero desconocen si el que ha sido el máximo mandatario local desde 2015 optará a la reelección. “No es vital que yo siga o no, pero lo que hemos hecho en estos años debe tener continuidad, sea con quien sea”, reflexiona el dirigente de Izquierda Unida.

Guarido entiende que su partido se ha ganado el derecho a defender la mayoría absoluta que obtuvo en 2019 y, a falta de un año para la cita de los ciudadanos con las urnas, aspira a que la marca de IU vuelva a aparecer entre las papeletas que se encontrarán los electores zamoranos. Es decir, cree que su grupo, la autodenominada “aldea gala” tendrá vía libre para esquivar las confluencias con Podemos y con otras fuerzas políticas.

Después del verano

“Después del verano se decidirá quién encabeza esa lista”, insiste Guarido, que apunta a las futuras asambleas internas como frontera para decidir lo que ocurrirá con la candidatura de Izquierda Unida para 2023. Si finalmente se diera el caso de que él dejase de liderar el proyecto, el actual alcalde señala que “hay cantera”, y asegura que no contempla la opción de apartarse por completo: “Yo siempre estaré a disposición de mi partido. Puede que encabece o no, pero voy a ayudar siempre”, advierte.

Dicho de otro modo, habrá Guarido en la campaña de la próxima primavera, siempre y cuando se mantenga la premisa de que Izquierda Unida concurra en solitario: “Los proyectos personalistas a mí no me van”, apunta el alcalde de Zamora, que reivindica el trabajo de los catorce concejales y que destaca que, si uno de sus compañeros se pusiera al frente, no sería gracias a su bendición: “No es una posibilidad que yo elija con el dedo a una persona. Somos un colectivo amplio y tomaremos la decisión entre todos los afiliados”, desliza el dirigente municipal.

El riesgo

El propio Guarido es consciente del riesgo que entrañaría para IU un cambio de rostro en el cartel, y también del abismo que se abriría ante su sucesor, pero resta importancia a su propia influencia: “A mí también me pareció un reto difícil cuando asumí el cargo de coordinador provincial de IU, y creí que no daría la talla cuando comencé de concejal en 1999, pero luego uno va tomando cuerpo y, donde había uno, ahora hay catorce”, explica el alcalde.

Cada cual puede interpretar las palabras de Guarido como considere, pero lo que está claro es que su decisión puede marcar el futuro político de la ciudad. Sus rivales tienen claro que la fuerza electoral de Izquierda Unida reside en gran parte en el poder del actual alcalde como cabeza de cartel, y asumen que será más sencillo acceder al bastón de mando si el dirigente local decide por sí mismo apartarse de la carrera para 2023.

Desgaste y propuestas

Sin embargo, los principales partidos de la oposición confían en combinar el posible desgaste del proyecto de Izquierda Unida con su propia propuesta para convencer a los ciudadanos de la pertinencia de un cambio. Sin ir más lejos, el Partido Popular ya trabaja para dar forma a esa candidatura ganadora tras dos mandatos de pérdida de votos que le han arrinconado en la oposición con seis ediles.

El presidente del partido, José María Barrios, reconoce que el PP de Zamora “ya tiene el trabajo muy avanzado” para presentar una propuesta de cabeza de lista que deberá refrendar la dirección nacional: “No puedo decir absolutamente nada, porque hay que respetar los procesos”, señala el político moralino, que acepta que “Guarido arrastra muchos votos”, pero que apela a “plantear la mejor alternativa posible” concurra o no el líder de Izquierda Unida.

El PP de Zamora “ya tiene el trabajo muy avanzado” para presentar una propuesta de cabeza de lista

decoration

Por parte del PSOE, todo parece más encarrilado para ver a David Gago como líder de la candidatura. El actual portavoz municipal mantiene la prudencia y advierte sobre la necesidad de respetar los plazos, en la línea de lo que apunta también el secretario de Organización del partido, Iñaki Gómez, pero desde luego las miradas se posan en el hombre que se está encargando de “reiniciar” un proyecto político que solo obtuvo tres concejales en 2019.

Los socialistas sueñan con recuperar la hegemonía de la izquierda en la ciudad a medio plazo y con volver a convertirse en una alternativa para gobernar la ciudad, pero los rivales para Gago y los suyos proliferan. Entre ellos, habrá que ver si está Ciudadanos y con qué armas, pero desde luego si aparece con nitidez la opción de Vox, que guarda silencio sobre su propuesta para aspirar a la Alcaldía, pero que cuenta con el respaldo del arrastre nacional como arma poderosa para acceder al Pleno.

Requejo, sobre su futuro en política: “Hay que analizar muchas cosas”

Cabe la posibilidad que, dentro de un año, ni el alcalde de Zamora ni el presidente de la Diputación se presenten como candidatos para continuar en la política municipal. Desde luego, en el caso del actual responsable de Ciudadanos, todo sigue en el aire: “Hay que ver y valorar muchas cosas”, desliza el político liberal, que tampoco ofrece demasiadas pistas sobre qué fórmula se plantea si finalmente decide continuar.

Requejo solo indica que seguir en Ciudadanos es su primera alternativa, pero matiza rápido: “A día de hoy”. El presidente de la Diputación, que alcanzó ese cargo como concejal en el Ayuntamiento de Zamora, sí es más claro a la hora de elogiar la labor de Cruz Lucas como portavoz naranja en el Consistorio y de reivindicar la alternativa centrista. En cuanto a los rumores que sitúan al propio Requejo en otros proyectos políticos, incluida una hipotética aventura con el actual alcalde de Toro, Tomás del Bien, el mandatario provincial resta importancia a ese tipo de informaciones.

Las demás fuerzas de izquierdas continúan “en compás de espera”

Las fuerzas políticas que en otros territorios confluyen con Izquierda Unida se mantienen “en compás de espera” en Zamora, conscientes de las particularidades de la ciudad y de la capacidad electoral de un partido que, aquí, opta por concurrir en solitario. Desde Podemos, su coordinador provincial y secretario de Organización autonómico, Fernando Barrio, aboga por esperar a las decisiones que se tomen desde IU antes de “barajar los posibles escenarios que se puedan dar”.

Por su parte, desde Más País, las fuentes consultadas señalan que todavía es pronto para saber si se presentarán a las municipales, pero matizan que no es algo que les parezca urgente mientras Guarido sea el candidato: “Representa un espacio del cambio que no es exactamente el nuestro, pero que está muy bien defendido, así que mientras él quiera nosotros no estorbaremos” reflexionan desde el partido.

Compartir el artículo

stats