Kiosko

La Opinión de Zamora

Sucesos en Zamora

Estafa en Zamora: Usan Facebook como supuestos dueños de concesionarios y se quedan el dinero de las ventas

El acusado de estafar a una zamorana colgó fotos de un negocio en el que aparecía el turismo por el que pagó 4.500 euros y que no recibió

Interior de un vehículo de la marca Nissan. Pablo Solares

Usan una cuenta con nombre falso en Facebook para poner a la venta vehículos a un precio muy económico que nunca llegan a sus destinatarios porque tampoco son de los anunciantes que simulan ser un concesionario. El cliente se queda sin coche y sin dinero, como una zamorana que ingresó 4.500 euros por un turismo de la marca Nissan que solo vio en la red social, cuyo precio real de mercado es de 16.000 euros.

Para dar mayor credibilidad a la oferta, estos estafadores completan el gancho del buen precio con fotografías de los turismos en las instalaciones de concesionarios y marcados con el valor real, un dato clave para que la persona interesada en adquirir el automóvil no dude de la gran oportunidad que se le abre.

Es otra parte importante de la farsa, estos delincuentes “acuden a los concesionarios para sacar las instantáneas a espaldas del propietario” y dar mayor credibilidad a su apariencia de dueños de empresas dedicadas a la venta de automóviles, explica el abogado que lleva el caso de esta mujer zamorana, Alfonso Martín Carretero.

Una vez que el comprador ha picado el anzuelo, le apremian a través de mensajes privados del Facebook para que haga un ingreso rápido en una cuenta bancaria con la excusa de que tienen a más personas interesadas en adquirir el turismo y pueden perder la oferta. Así logran dar el golpe en tiempo récord para tratar de que no se les pueda rastrear.

“El siguiente paso es extraer el dinero de la cuenta de pago, que suelen abrir en la banca digital para mantenerse en el anonimato. Esta operación la hacen con tarjeta para que nadie pueda reconocerles: ni quien les ha comprado por Facebook ni el empleado de banca”.

Así actuó el estafador que se quedó los 4.500 euros de la zamorana y que ha declarado, para exculparse del delito, que la tarjeta usa para extraer ese dinero la había perdido hace tiempo con su cartera.

Todas estas circunstancias, facilitan el engaño que "ahora será difícil de demostrar, así como que el investigado es el responsable de la estafa a mi cliente y quien recibió los 4.500 euros”, apuntan fuentes judiciales que afirman que este tipo de delitos son cada vez más frecuentes.

Compartir el artículo

stats