Kiosko

La Opinión de Zamora

Los MIR solo cubren cuatro de las doce plazas de Familia ofertadas en Zamora

En un escenario histórico, ocho puestos quedan vacantes tras la asignación de residentes, lo que agrava la crisis en Atención Primaria

Usuarios del centro de salud de Santa Elena a las puertas de las instalaciones. Emilio Fraile

El último día de elección y en el último minuto en que el sistema estuvo abierto. Así se han adjudicado en la provincia de Zamora dos de las cuatro plazas MIR para la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria. Y, la tercera, apenas ciento veinte segundos antes. Lo que pudiera parecer una buena “foto finish”, en realidad habla del fracaso del sistema, de lo poco atractiva que resulta la provincia para los profesionales y del problema que se cierne sobre el territorio a futuro si no se ponen remedios. Porque todo esto ocurrió el reciente viernes día 20 de mayo, pero el plazo de elección para los médicos residentes se abrió el 29 de abril. Casi un mes en el que esta porción de la península ha pasado sin pena ni gloria entre las listas de destinos. Tanto ha sido así que, de las doce plazas ofertadas para Familia, ocho han quedado desiertas. Algo que no recuerdan ni los más experimentados del lugar.

La asignación de especialidades para los MIR de 2022 se cerró el pasado viernes a las cinco de la tarde y cincuenta segundos, cuando el residente número 9.932 utilizó el último turno de este procedimiento para solicitar plaza en Sant Fruitós del Bages. Quince segundos antes, a las cinco de la tarde y treinta y seis segundos, el número 9.864 escogía una de las doce plazas de Medicina Familiar y Comunitaria ofertadas en la provincia de Zamora. Lo hizo apenas diez segundos después que el número 9.802 y dos minutos más tarde que el 9.328. Junto a ellos, el MIR que escogió en el turno 7.567 el pasado 18 de mayo completa el grupo de cuatro profesionales que durante los próximos años rotarán por la Atención Primaria de esta tierra.

Por primera vez en años, ocho plazas MIR quedarán desiertas en la provincia de Zamora. En este procedimiento, el Ministerio de Sanidad ofertaba 21 puestos de residente en diferentes especialidades, aunque Familiar y Comunitaria capitalizaba buena parte de ellos, con un total de doce. Anestesiología y Reanimación, Intensiva, Interna, Cirugía Ortopédica y Traumatología, Psiquiatría y Obstetricia y Ginecología se han agotado sin mayor problema. No así las de Atención Primaria, que apenas han podido cubrir un tercio de su cupo.

Que ocho de las doce plazas MIR de Medicina Familiar y Comunitaria hayan quedado vacantes en Zamora debería suponer por sí mismo un toque de atención para la administración que le hiciera pensar qué es lo que no está funcionando. Pero, por si eso no fuera suficiente, se pueden sumar al interrogante las 45 que han sido declaradas desiertas en el conjunto de Castilla y León o las 200 de toda España. Cada vez es más complicado que la Atención Primaria resulte atractiva a los médicos que se incorporan al ejercicio. Cimientos de barro para un Sistema Nacional de Salud que presume de ser uno de los mejores del mundo.

Personal de urgencias en el Complejo Asistencial de Zamora. | Emilio Fraile

Y la situación podría ser todavía peor, teniendo en cuenta que no todos los aspirantes terminan por formalizar su aceptación de la plaza asignada. Una realidad que ocurre año tras año y que también tiene a territorios como Zamora entre los principales afectados.

La provincia hace tiempo que dejó de resultar atractiva para los médicos residentes y la muestra más clara se encuentra en el procedimiento de asignación de este mismo ejercicio. La primera petición para el Complejo Asistencial de Zamora tuvo lugar el pasado 9 de mayo, cuando el número 3.629 escogió este lugar para realizar su estancia en Anestesiología y Reanimación. Eso quiere decir que 3.628 peticiones, una detrás de otra, pasaron olímpicamente de este territorio. Por normal general, esta es una de las provincias de toda España con menor movimiento cada año, junto con otros puntos que adolecen de los mismos problemas de despoblación y dispersión como pueden ser Huesca, Soria o Teruel.

En el horizonte, tan solo queda aguardar para conocer qué hacen las autoridades sanitarias con estas plazas vacantes.

Enfermeras y psicólogas sí llenan los cupos estipulados

El proceso de asignación de plazas de formación sanitaria especializada ha concluido con la petición de 13 de las 21 vacantes ofertadas para los MIR. Sin embargo, también han entrado en el procedimiento los opositores de enfermería y psicología, que sí han cubierto todos los puestos que el Ministerio de Sanidad ha sacado para la provincia de Zamora. En el caso de los enfermeros internos residentes, salían a concurso cuatro plazas de la especialidad de Salud Mental dentro de la misma unidad del Complejo Asistencial de Zamora. La primera de ellas se cubrió de forma inmediata, con la elección del número 45 el pasado 26 de abril. El resto, fueron ocupadas el 29 de abril por los números 1.806, 1.867 y 2.219.

También en la unidad de Salud Mental del Complejo Asistencial de Zamora se ofertaban dos plazas de Psicología Clínica. En esta ocasión, ambas fueron también ocupadas por os números 169 y 188 del turno de elección el pasado 26 de abril, cerrando así en una jornada los dos puestos de residencia a cubrir. De esta manera, las únicas vacantes que han quedado en la provincia de Zamora dentro de este proceso se han dado en medicina; más concretamente, en Familiar y Comunitaria. Una pieza clave del sistema sanitario que ha dejado de resultar atractiva para los profesionales que han de elegir un destino.

Compartir el artículo

stats