Málaga, Valencia y Madrid. En sus carreteras están, por este orden, los radares que más multas generan en España. Sin embargo, si ponemos la lupa en la provincia de Zamora, las alarmas saltan en el kilómetro 99 de la A-52, a la altura del túnel de Padornelo en sentido Benavente, con 10.958 sanciones en un año. Se trata de uno de los dispositivos de Castilla y León que más multas genera según un ránking con los 50 más "sancionadores". En este listado se encuentra otro en Burgos que vigila la A-1 en el kilómetro 194, poco antes de la salida de Quintanilla de la Mata dirección Madrid, con 10.703 sanciones.

A la cabeza de la región están el ubicado en el kilómetro 340 de la A-66, la Autovía de la Ruta de la Plata, a las afueras de la capital charra y justo antes de la rotonda desde la que se accede a la A-62 en dirección Portugal y a la entrada de Salamanca Sur. En total, el pasado año tramitó 15.927 denuncias. Un récord que ya lo había logrado en 2018 y que vuelve a hacerlo durante el último ejercicio.

Los radares invisibles

Los pequeños radares estrenados por la Dirección General de Tráfico (DGT) siguen extendiéndose por toda España. Los llamados Veloláser destacan, pese a su reducido tamaño, por ser dispositivos muy efectivos y portátiles. En Zamora capital, dos ya han sido localizados por los conductores más avispados.

Nueva Ley de Tráfico

Mientras tanto, Zamora aplica la nueva Ley de Tráfico, que ya está en vigor. Conducir con el móvil, sin cinturón, arrojar objetos a la vía o exceder la velocidad aún adelantando, supone perder más puntos de carnet. Las modificaciones a la norma traen consigo un incremento de algunas de las sanciones más habituales en Zamora, unas 5.700 al año, sobre todo en forma de la pérdida de puntos.