Kiosko

La Opinión de Zamora

Las mejores playas de Castilla y León están en Zamora

Además de las cuatro zonas calificadas en el Lago de Sanabria, obtienen máxima calificación Camarzana de Tera y Villardeciervos

Playa Grande del Lago de Sanabria, en Zamora Araceli Saavedra

Zamora es la provincia de Castilla y León con mejores zonas de baño, nada menos que siete playas fluviales que acabaron la temporada con la calificación de “excelente”. No hay ninguna provincia que se acerque a Zamora, ya que León, que tiene más zonas de baño, 15 frente a las 12 nuestras, sólo cuenta con dos calificadas de “excelente”, mientras Soria se queda en cuatro y todas ellas en un mismo embalse, el de Cuerda del Pozo, a la altura de Vinuesa, la capital y Herreros.

En el caso de Zamora es el Lago de Sanabria la masa de agua con mayor potencial, y de hecho aporta más de la mitad de las playas excelentes de la provincia. Esa, “excelente”, es la calificación para las playas del municipio de Galende conocidas como Grande, Enanos, del Camping El Folgoso y Chica.

Pero Zamora tiene además otras tres playas que han conseguido la calificación de “excelente” por parte de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, encargada del control de esas zonas. Se trata de la zona de baño de Camarzana de Tera, en el río del mismo nombre, la de Villardeciervos, en el embalse de Valparaíso y la de Villanázar, también el río Tera.

Calificación de las zonas de baño de Zamora L.O.Z.

Además Zamora dispone de otras alternativas para darse un chapuzón. De hecho las zonas de baño de Burganes de Valverde, en el Tera, de Muelas del Pan, en el embalse de Ricobayo, y de Santa Cristina de la Polvorosa, en el río Órbigo, han obtenido la calificación de “buena”.

También se pueden bañar los ciudadanos en otros dos puntos declarados oficialmente para tal menester, con agua que no es nociva para la salud, pero cuya calidad se queda en insuficiente. Se trata de la de Milles de la Polvorosa, en el río Tera, y la de Zamora capital (Los Pelambres) en el río Duero.

En este último caso es verdad que durante la pasada temporada mejoró notablemente o al menos no tuvo que colocar el cartel de “prohibido el baño” de otras temporadas porque los análisis daban un exceso de contaminantes.

Los controles

La temporada hábil para las zonas de baño está comprendida entre el 15 de junio y el 15 de septiembre. La vigilancia sanitaria para determinar la aptitud de las aguas para el baño se lleva a cabo mediante una inspección visual y la toma de muestras para análisis microbiológicos y determinar si hay presencia de Enterococos intestinales y Escherichia coli, que son indicadores de la contaminación fetal.

La toma de muestras se realiza 15 días antes de empezar la temporada y durante ocho veces durante la misma, lo que significa que en cada zona de baño se llevan a cabo más de una decena de inspecciones cada verano.

Compartir el artículo

stats