Kiosko

La Opinión de Zamora

Faúndez recuerda los peligros de reducir los terrenos productivos para instalar placas

La Diputación fijará su posición sobre el tema durante la próxima semana, aunque la idea de partida es que hay que respetar los cultivos

El presidente y los vicepresidentes de la Diputación, en una imagen de archivo. | Jose Luis Fernández

El responsable de Medio Ambiente de la Diputación de Zamora, Javier Faúndez, tiene “muy clara” su idea sobre la proliferación de instalaciones fotovoltaicas y eólicas en los terrenos de la provincia: “Estoy a favor de las energías renovables, pero no me parece lógico que se ocupen terrenos donde las diferentes administraciones se han gastado mucho dinero, como los regadíos o las zonas donde se ha hecho concentración parcelaria, cuando existen espacios improductivos y de bajo valor ecológico”, apuntó el político alistano.

En la misma línea, Faúndez señaló que las instalaciones que producen energías renovables “llevan mano de obra y generan cierto trabajo” durante su puesta en marcha, pero advirtió sobre el peligro de reducir la cifra de terrenos agrícolas productivos: “Vamos a ver qué ocurre con los jóvenes que aspiran a vivir del campo”, cuestionó el diputado de Medio Ambiente, que quiso recalcar que no se deben situar piedras en el camino de aquellos que batallan por permanecer en los pueblos.

Bajo el punto de vista de Faúndez, todo debe tender a un equilibrio que resultaría más sencillo si se ocuparan “las miles de hectáreas de la provincia donde se pueden instalar las renovables” sin causar un perjuicio a la agricultura ni tampoco al medio ambiente: “Hay que crear una serie de mecanismos para asegurar eso”, insistió el representante provincial, que aludió a la pertinencia de lograr que “sea compatible una cosa con la otra”.

Faúndez se afanó en indicar que esa es su opinión personal. La Diputación aspira a fijar su posición definitiva sobre este asunto durante la próxima semana, a través de un manifiesto conjunto en el que espera implicar también a la oposición. Así lo recalcó en el último Pleno el presidente de la institución, Francisco José Requejo, después de que el bipartito rechazara, con buenas palabras, la propuesta realizada por Izquierda Unida.

En la moción defendida por Laura Rivera, IU advirtió sobre la necesidad de “preservar el suelo dedicado a la producción de alimentos frente a las instalaciones de producción de energía”. El grupo de la oposición reconoció la necesidad de apoyar la llegada de infraestructuras de energías alternativas, pero se mostró crítico con “el afán de las empresas promotoras por hacerse con todo tipo de terrenos cultivables”.

Izquierda Unida propuso instar a las instituciones a “evitar la situación de proliferación incontrolada de las instalaciones de energía renovable” a través de cambios normativos, una vía que otros colectivos también animan a explorar.

Compartir el artículo

stats