Kiosko

La Opinión de Zamora

El azote de la inflación: Los precios suben cinco veces más que los sueldos en Zamora

El coste de la vida pone contra las cuerdas a las familias, que ven cómo se mantiene una ligera tendencia alcista en el mes de abril

Un grupo de personas consume en el exterior de un establecimiento de Zamora. | Jose Luis Fernández

Los precios han subido cinco veces más que los sueldos en Zamora durante el último año. Entre abril de 2021 y el mismo mes de 2022, la inflación se ha disparado un 9,5%, mientras que los salarios ajustados a los convenios de empresa o superiores y los ingresos de los funcionarios apenas se han incrementado un 2%, sin contar a aquellas personas cuyos emolumentos no han variado o lo han hecho por debajo de ese listón.

Pérdida de poder adquisitivo

De este modo, las circunstancias económicas actuales han provocado una pérdida de poder adquisitivo generalizada entre una ciudadanía que ve cómo, en estos momentos, resulta mucho más costoso llenar la cesta de la compra, pagar los suministros, costear los repostajes o salir a cenar a los restaurantes. Esa realidad resulta particularmente dura para las familias que ya estaban ajustadas antes de la espiral alcista y que ahora ven cómo sus sueldos se quedan cortos para pagar las facturas.

En este contexto de subidas, el Instituto Nacional de Estadística publicó este viernes los datos actualizados del Índice de Precios al Consumo (IPC) de abril provincia por provincia. La cifra de Zamora reveló una ligera subida del 0,1% durante el cuarto mes del año con respecto a marzo, pero situó en el 9,5% el alza interanual y en el 3,9% el incremento de los costes solo en lo que va de 2022.

Estabilización dañina

Con esta estadística en la mano, se puede comprobar cómo la tendencia va hacia la estabilización de los precios tras la desbocada subida del primer trimestre, una coyuntura que, lejos de suponer un alivio, lo que implica es una prolongación de la diferencia entre el nivel de ingresos de las familias y el coste de la vida.

En cuanto a la situación por grupos de bienes y servicios, la situación resulta especialmente crítica en los alimentos: por el porcentaje de incremento y por la importancia que tiene el precio de la cesta de la compra para el conjunto de la población. En los últimos doce meses, la subida en esos productos ha alcanzado el 11,9%. Es decir, una compra que en abril de 2021 habría supuesto un desembolso de 100 euros, ahora rozaría los 112.

Además, aquí la subida no se ha detenido en abril, un mes en el que el precio de los alimentos y las bebidas no alcohólicas se ha incrementado en un 4,6%. Solo desde que comenzó 2022, la subida ha llegado al 8,1%, en una espiral que golpea especialmente a colectivos como el de los jubilados, cuya pensión media en la provincia sobrepasa por poco los 900 euros.

En el caso del grupo de la vivienda y los consumos, como el agua, la electricidad y el gas, la subida interanual sigue disparada, aunque se ha suavizado durante el último mes en la provincia, según los datos del IPC. En abril, ese tipo de gastos bajó un 9.1% respecto a marzo, aunque el encarecimiento generado en estos doce meses se eleva casi hasta el 25%. Desde enero, el repunte se sitúa ahora en el 3,3% tras una tendencia que ha obligado a las autoridades a intervenir para paliar las consecuencias en los bolsillos de los ciudadanos.

En materia de transporte, el escenario resulta similar al del capítulo anterior, con una ligera bajada en abril que suaviza la intensa subida percibida en el último año natural. En concreto, desde el primer cuatrimestre de 2021, la subida en este tipo de bienes ha llegado al 13,4%, después de un incremento del 6,6% solo en lo que va de 2022. Ahora bien, la caída del 5,2% en los costes en los 30 días precedentes ha ayudado a retener la escalada acumulada previamente.

El ocio y las bebidas alcohólicas

Ya en ámbitos más relacionados con el ocio, los precios de la restauración y los hoteles mantienen la línea inflacionista de otros sectores, con una subida de precios interanual del 3,9%. Aquí sí que se perciben incrementos recientes, con un encarecimiento del 1,7% en abril y del 2,4% en lo que va de ejercicio 2022.

Por último, en lo tocante al tabaco y a las bebidas alcohólicas, el incremento de los costes ha llegado al 3,7%, tras una subida del 2,4% en este cuatrimestre y del 1,7% solo en el mes pasado. En general, la inflación se percibe en todos los capítulos analizados y sobre todo en las carteras de los zamoranos que, en ausencia de una mejora salarial acorde a las circunstancias, se ven forzados a apretarse para seguir pagando las facturas al día.

Compartir el artículo

stats