Las obras para controlar las humedades que mantienen cerradas las salas polivalentes del Teatro Ramos Carrión comenzarán en los próximos días con las tareas de impermeabilización: “Eso es lo primero que tenemos que hacer”, recalcó el presidente provincial, Francisco José Requejo, al ser cuestionado por el avance de unos trabajos que, finalmente, no comenzaron durante la semana anterior, como estaba previsto.

Hay que recordar que estos problemas han frenado la actividad en las salas polivalentes del Teatro Ramos Carrión durante los últimos meses. Las estancias situadas en la planta baja de la instalación permanecen clausuradas por culpa de una problemática que ya se venía arrastrando previamente, pero que se agravó hasta el punto de obligar a los responsables del liceo a dejar de programar cualquier acción en esta zona.

"Hay que dar una solución"

En ese sentido, Requejo explicó que la demanda no se ha detenido, pero la situación ha obligado a los responsables provinciales a decir “no” a las peticiones de uso de estas salas: “Hay que dar una solución”, reconoció el mandatario liberal. Conviene recordar que las salas polivalentes del Teatro Ramos Carrión se venían utilizando con asiduidad para diferentes charlas, actividades y ferias. Incluso, algunos congresos que se habían organizado en la zona principal derivaban parte de su actividad hacia esta parte del recinto provincial.

Con esa realidad como telón de fondo, Francisco José Requejo abogó por actuar cuanto antes, después de que la Diputación haya tenido también algunos problemas relacionados con la crisis de materiales: “Las placas llevaban dos meses encargadas y llegarán estos días”, señaló el mandatario provincial, que indicó a su vez que este tipo de actuaciones precisan de un tiempo estable para poder ejecutar la obra como es debido.

En paralelo a esta situación, la Diputación Provincial trabaja a su vez con el objetivo de adjudicar antes de final de año la gestión del Teatro Ramos Carrión para los próximos dos años con la posibilidad de sumar dos más. El área de Cultura le ha encargado la redacción de los pliegos a una empresa externa que, en estos momentos, está trabajando en esa tarea y que debería presentar toda la documentación en el mes de mayo.

La gestión actual

A partir de ahí, las empresas podrán presentar sus propuestas para encabezar una gestión que, en estos momentos, depende de la UTE Viriato, compuesta por Eulen y Smedia, que iniciaron su andadura en el año 2016, por un periodo de dos años, y que se acogieron a la posibilidad de prorrogar ese compromiso, de acuerdo con la Diputación, durante dos ejercicios más.

De este modo, el periodo estipulado llegó a su fin en 2020, por lo que la Diputación entiende que esa fase de interinidad debe concluir cuanto antes. En el escenario más optimista, los responsables que accedan a esa tarea podrían hacerse responsables ya de la programación de la nueva temporada, a partir de septiembre de 2022, según transmitió el diputado del área, Jesús María Prada, consciente de que eso depende de muchos factores.