Kiosko

La Opinión de Zamora

La depuradora de Carrascal “no es de interés general para el Gobierno”

Compromís denuncia la actitud del Ejecutivo sobre los avances de una instalación que “acumula una década de retraso”

Guarido, durante una visita a la zona donde tendría que construirse la instalación. | L. O. Z.

Compromís denunció este domingo que la depuradora de Carrascal “no es de interés general” para el Gobierno de España. Esa es la conclusión que extrajo el senador Carles Mulet tras la pregunta que le realizó al respecto al secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Alfonso Morán Fernández. El político castellonense abordó este asunto a instancias de Unión del Pueblo Leonés y a la vista de los retrasos que acumula la puesta en marcha de la instalación.

La nota remitida a los medios por Compromís recuerda los antecedentes de este caso y subraya que “la mayor parte de la ciudad de Zamora depura sus aguas residuales a través de la EDAR situada a dos kilómetros al oeste de la localidad, en la margen derecha del Duero”. Sin embargo, tal y como ha venido denunciando la Unión del Pueblo Leonés, “uno de los barrios de la ciudad, Carrascal, continúa vertiendo aguas residuales, tanto domésticas como de explotaciones ganaderas, directamente al cauce, sin ningún tipo de tratamiento”.

Una situación "transitoria" que se ha extendido

Ya en 2011, la Confederación Hidrográfica del Duero afirmaba que la falta de depuración de aguas residuales en la zona era una situación transitoria, ya que la construcción de un sistema de depuración estaba prevista en el Plan nacional de calidad del agua. Según ese planteamiento, la nueva construcción “se iniciaría antes del 31 de diciembre de 2015”.

Fue precisamente durante ese año 2015, según recuerda Compromís, cuando se firmó un convenio entre el Ayuntamiento de Zamora y la confederación para la construcción de una depuradora de aguas residuales en Carrascal; la CHD se haría cargo del proyecto de construcción y el Ayuntamiento de la gestión, además de la aportación de terrenos y caminos de acceso por un coste de 250 000 euros.

En 2016, se anunció públicamente que se habían realizado los trámites necesarios para el inicio de la construcción, pero los papeleos siguieron demorándose hasta que, en octubre de 2020, el subdelegado del Gobierno en Zamora informó de que la Unión Europea consideraba el proyecto de la depuradora presentado por la confederación “invasivo con el río”, por lo que la confederación estaría desarrollando un nuevo proyecto no ejecutado con un presupuesto de 258 000 euros.

Una década de retraso

“Actualmente, en 2022, dos años más tarde de dicho anuncio, nos encontramos sin avances en esta infraestructura que acumula más de una década de retraso desde que se prometiera, periodo en el que obviamente se han seguido echando vertidos contaminantes al río Duero”, lamentó el senador Carles Mulet, que pidió información para “saber qué medidas está llevando a cabo o va a adoptar el Gobierno para ejecutar la depuradora de Carrascal y en qué plazo prevé que esté en funcionamiento”.

Tal y como informó Compromís, la respuesta del secretario de Estado fue la siguiente: “Por lo que respecta a las actuaciones que va a adoptar el Gobierno para mejorar la depuración en Zamora, le indico que a día de hoy esta actuación no ha sido declarada de interés general del Estado”.

Morán Fernández sí aclaró que hay determinadas convocatorias de subvenciones disponibles para acometer actuaciones de estas características, aunque para Compromís y UPL no queda claro hasta qué punto esto puede favorecer a la obra de Carrascal.

Compartir el artículo

stats