Kiosko

La Opinión de Zamora

Un pastor denuncia la muerte a tiros del perro que tenía para las ovejas

El propietario halló el cadáver del animal en la finca de un vecino al que vio moviendo tierras

El can fallecido tras recibir un disparo. Cedida

La última vez que el perro de raza pastor vasco fue visto con vida fue la tarde del domingo, 24 de abril, mientras cuidaba de las ovejas de su propietario. “Estaba con mi padre, cerca del pueblo, y cuando fue a traer el rebaño ya había desaparecido”, explica su dueño, vecino de Coomonte.

La búsqueda inmediata del joven animal fue infructuosa, “miramos por los alrededores de la zona en la que había estado con las ovejas, en pozos, recorrimos toda la zona y no aparecía”.

El ganadero comenzó a preocuparse porque el perro “siempre venía para casa. Por lo general, se quedaba cerca del rebaño y, aunque se fuera, volvía a casa solo porque conocía el camino”.

Las labores de rastreo volvieron a emprenderse este lunes, pero tampoco hubo suerte. El pastor pronto conocería la razón de esa pérdida: “Vi a un señor, otro ganadero, con una pala tirando algo a unas zarzas, me sorprendió y me acerqué después”.

En el mismo lugar donde se perdió la pista al perro, halló el cadáver del animal. Se trata de una finca del vecino que arrojó algo al zarzal, “lo habían tirado, tras matarle de un tiro”. El dueño del cánido llamó de inmediato a la Guardia Civil que se desplazó con rapidez a Coomonte y, al llegar con aquel al lugar donde vio maniobrar al otro ganadero, “nos lo encontramos allí.

Habían pasado unas tres horas desde que yo le había visto, cerca de las cuatro de la tarde, con la pala en ese mismo sitio”, explica el ganadero indignado por la muerte del pastor vasco.

Las sospechas recaen sobre este vecino, al que los agentes tomaron declaración, aunque el hombre negó haber disparado al perro, al que se le está practicando la necropsia en la Universidad de León, una de las pruebas que se aportará a la denuncia por maltrato animal para que se investigue cómo se produjo la agresión al animal, que presentaba un disparo, describe el titular.

El cánido era joven, “mi padre lo dejó de ver alrededor de la casa de este vecino, que está a las afueras del pueblo”, añadió .

Penas de prisión e inhabilitación para ejercer la profesión

El artículo 337 del Código Penal especifica como delitos de maltrato animal aquellos relativos a la protección de la flora, fauna y animales domésticos y establece penas de seis meses a año y medio de prisión a quienes sean responsables de la muerte de animales. Además, contempla la inhabilitación especial de dos a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de estos.

La infracción penal contempla, también, penas de prisión e inhabilitación para el ejercicio de profesión: "El que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual, a un animal doméstico o amansado". Especifica el Código Penal que la infracción penal se produce cuando la víctima es un animal domesticado, como sería el caso del perro de raza de pastor vasco que tenía en su explotación el ganadero zamorano de Coomonte perjudicado.

Compartir el artículo

stats