Kiosko

La Opinión de Zamora

El acusado de tres muertes en el accidente de Montamarta: “No tomé droga ni vi el camión”

El análisis de saliva y orina del imputado dieron niveles elevados de droga, reitera la fiscal y las acusaciones | La defensa pide la nulidad de las pruebas en el juicio, aplazado al 12 de mayo

El acusado antes de subir al estrado de la sala de juicios de la Audiencia de Zamora para declarar ayer. | Emilio Fraile

“No consumí cocaína ni fumé cannabis, solo fumaba marihuana de fiesta, no mucha”. Así de tajante se mostró el imputado por la muerte de un camionero de 48 años al que atropelló, y del joven de 21 y el menor de 17 que le acompañaban en el Peugeot 208 que empotró contra el semirremolque de un vehículo pesado el 25 de septiembre de 2019 en el municipio de Montamarta, tras salir de ruta desde Peque.

El camión estaba estacionado en el arcén derecho de la A-66 y en una pequeña parte de ese carril con las luces rotativas amarillas de avería. Sin embargo, el procesado, de iniciales R.S.J., de 38 años, reiteró que “no vi nada, no recuerdo nada, solo que iba conduciendo. Después del accidente, solo tengo flashes”, en el juicio iniciado ayer en la Audiencia Provincial, que debería continuar hoy, pero se ha suspendido hasta el 12 de mayo por enfermedad del presidente.

Familiares de David portan camisetas con su rostro. | Emilio Fraile

Con ese testimonio contradecía las conclusiones del atestado de la Guardia Civil, así como el resultado de los análisis de orina y saliva del Instituto de Toxicología que fijan un índice elevado de restos de esos estupefacientes en el organismo del procesado, lo que lleva a la Fiscalía a asegurar que “conducía drogado” y a exigir una condena a 5 años de prisión por tres homicidios por imprudencia grave.

El conductor del turismo apuntó que, al ser atendido en el lugar del siniestro en la ambulancia que acudió al accidente ocurrido a las 22.39 horas, “me dieron una pastilla para que me la metiera en la boca” y tranquilizarle, extremo que negó el médico que le atendió en primer lugar y el resto de los sanitarios que testificaron.

"No recuerdo nada del accidente, solo que iba conduciendo. Después, vi a David, le llamé y no contestaba, intenté abrazarle. Luego vi detrás a Mario, tampoco hablaba. Busqué el móvil, pero no lo encontré y salí del coche"

El imputado y conductor del turismo.

decoration

También relató haber dado un par de caladas a un cigarro mientras vendimiaba con el joven de 21 años la tarde del siniestro, “pero sabía mal y no fumé más”, si bien no pudo precisar, a preguntas de las acusaciones, si podría tratarse de un porro de cannabis u otra sustancia estupefaciente. Sí sostuvo que durante el viaje, que duró una hora y media desde su salida de Peque hasta la colisión, no sintió “ni somnolencia ni cansancio”.

El Ministerio Público pide a la Audiencia acuerde en la sentencia condenatoria retirar durante 7 años el permiso de conducir al imputado por ir bajo los efectos de las drogas y a una velocidad de entre 150 y 120 kilómetros por hora, delitos contra la Ley de la Seguridad Vial.

“La aguja del cuentakilómetros del turismo se quedó en 150 kilómetros del por hora”, indicó la fiscal, mientras que el acusado negaba haber circulado a gran velocidad, “siempre iba en automático y que el coche no sobrepasaba los 120”, al tiempo que admitía que no frenó e "iba conduciendo normal".

El encausado también sostuvo, a preguntas del abogado de la familia del menor que desconocía que en el interior de su turismo hubiera una "bola de cannabis envuelta en un bolsa de plástico, junto a la documentación del coche", así como su procedencia, "no sé nada".

"En el vehículo se encontró una bola de cannabis envuelta en plástico en el mismo lugar que la documentación del Peugeot"

Abogado de la familia del menor.

decoration

La droga iba en el mismo lugar en el que "guardaba los paples del Peugeot", apostilló el letrado, pero repitió que no tenía ni idea de su existencia.

Las familias de los fallecidos, por su parte, piden por los tres homicidios: 8 años de prisión. la esposa del camionero y sus dos hijas de 13 años; 12, los padres de Mario, el menor fallecido; y 19 años y medio, los de David, el joven de 21 años quienes vivían entonces con el procesado en Peque, así como la retirada del carné durante, 11 años; 10 y 6 años.

"Siempre conducía el Peugeot en automático y el coche no sobrepasa los 120 kilómetros por hora, no iba a velocidad"

El acusado, durante el juicio

decoration

Mientras, la defensa exige la absolución, aferrada a que la línea de custodia de las muestras de orina, de saliva y de sangre no se respetó, por tanto carecerían de validez y sería de aplicación la teoría del “fruto del árbol envenenado”, es decir, todo el procedimiento penal debería anularse y comenzar de nuevo al estar basado en pruebas que no serían veraces.

Frente a esta cuestión, el abogado de la familia de David quiso aportar como nuevas pruebas vídeos que el imputado “colgó en su cuenta de Instragram fumando porros y cachimbas e invitando a consumir, así como fotografías. La red social se cerró tras el accidente”. No fueron admitidas por la sala, formada por el presidente de la Audiencia, Pedro García Garzón, y dos magistradas.

"El acusado colgó en su cuenta de Instragram vídeos fumando porros y cachimbas e invitando a consumir esta droga, la red social se cerró tras el accidente”

Abogado de la familia del joven David, durante el juicio.

decoration

Tras el impacto contra el camión, el imputado declaró que “recuerdo despertar y ver a David, que siempre iba conmigo de copiloto, que no me respondía. Intenté abrazarle, pero no me contestaba. Vi a Mario atrás y tampoco me hablaba”.

Después contó que “busqué el móvil” pero no lo encontró, “salí del coche y ya había más vehículos, me dijeron que habían llamado al 1 1 2” y que había colisionado contra un camión a cuyo conductor había atropellado y dejado herido grave. Moría horas después en el Hospital Virgen de la Concha, a donde fue trasladado por los servicios de emergencias.

"Era la primera vez que mi hijo venía de Peque a Zamora de noche, no quería dejar ir, pero R.S.J. insititó en que le dejara, que no le iba a pasar nada"

La madre del menor de edad, en su declaración.

decoration

Tras vendimiar, decidieron coger el coche, la madre del menor de edad fallecido “no quería dejarle ir, era la primera vez que salía de Peque para ir de noche a Zamora”, pero accedió porque el R.S.J. insistió, “me dijo que le dejara salir con él, que no iba a pasar nada”, declaró la madre del adolescente.

20

Accidente con tres muertos en la A-66 zamorana La Opinión de Zamora

La primera llamada de R.S.J., con un teléfono prestado, fue a sus padres, “hablé con mi madre, pero no recuerdo nada de lo que le dije, estaba en shock, recuerdo oír “hay dos muertos, pero solo escuchaba voces, no conversaciones. Yo quería colaborar”, incidió, si bien dijo no recordar que los agentes le pidieran permiso para tomarle muestras de saliva y de orina, aunque también manifestó que no se negó a ello.

“No ha pedido perdón a los padres de David, ni un cómo estáis”

“Solo pedimos justicia para mi sobrino David, no vemos normal que no haya una sentencia dos años y siete meses después de que falleciera” en el accidente de Montamarta, en el Peugeot 208 que se empotró contra un camión averiado en la A-66. María Dolores Jódar, tía paterna del joven granadino de 21 años, es crítica con la pena que pide la Fiscalía, “no me parece normal que a una persona por coger una rama de manzanilla en un parque natural le echen 3 años de cárcel y a alguien con tres homicidios le pidan 5, aunque lleve ya su peso”. Otra familiar agrega que “lo que solicita nuestro abogado, 6 años de cárcel por cada muerte, se ajusta a Derecho”.

El óbito de David, hijo único, “ha destrozado la vida a mi hermano y mi cuñada, no son lo que eran, de ser alegres, felices, y tener una vida normal con su hijo han pasado a estar hechos polvo”. Y “nadie ha pedido perdón. Dice que está muy arrepentido, eso se demuestra con el perdón y no ha hecho ni una llamada para preguntar cómo estáis, necesitáis algo, nada de nada, ni apoyo”.

El acusado y los dos amigos que murieron en el acto en el siniestro de tráfico vivían juntos desde hacía un tiempo en Peque, el pueblo del que salieron ese 25 de septiembre camino de Zamora porque David “tenía ganas de ir a pasar la noche”, explicó el imputado.

Tía del joven copiloto fallecido en el siniestro de tráfico. EMILIO FRAILE

El escollo: los restos de estupefacientes en el cuerpo del procesado

Frente a la negación del imputado, el informe del perito experto en análisis de toxicología que testificó ayer concluye que el índice de cannabis hallado en las muestras tomadas a R.S.J. era “siete veces superior al nivel de corte en cannabis”, situado en 50 nanogramos (mil millonésima parte de un gramo) por milímetro en orina para determinar que un conductor circula bajo los efectos de esa droga.

Los bomberos retiran parte del turismo que se empotró en el camión. Emilio Fraile

En cuanto a los restos de cocaína, el perito apuntó que el procesado tenía “500 miligramos por litro”, cuando el corte es de 300 nanogramos por miligramo; y que los hallazgos de los dos medicamentos ansiolíticos eran también relevantes. Y, ante las preguntas de la acusación, manifestó que “son datos inequívocos de que hay un consumo reciente de droga”, es decir, que el imputado iba conduciendo bajo los efectos de drogas.

"La Ley de Seguridad Vial no establece los parámetros que determinan que un conductor circula bajo los efectos de la droga, se está debatiendo aún"

Abogado de la defensa.

decoration

El científico rebatió a la defensa que subrayó que "la Ley de Seguridad Vial aún no especifica los parámetros exactos que determinan que un conductor circula drogado". Volvió para ello a los datos del examen: “Una cosa es que no haya valores exactos y otra que no se puedan hacer aproximaciones, que no haya evidencias científicas".

A renglón seguido, el experto subrayó que "en este puzzle encajan muchas piezas, hay análisis objetivos que encajan” con la circunstancia de que el procesado condujera tras consumir drogas. Indicó, en referencia a este caso, que, “si el límite está entre 5 y 7 y hablamos de 35, no se puede discutir nada”. Situó la ingesta de las drogas en torno a “una hora antes del accidente”.

La segunda jornada del juicio, para el 12 de mayo

La Audiencia tenía previsto para hoy, día 27 de abril, continuar el juicio con el interrogatorio a los tres guardia civiles que acudieron al lugar del siniestro, otros seis peritos, el responsable del Instituto de Toxicología y del laboratorio que analizó las pruebas y de los forenses de los juzgados de Zamora. Sin embargo, la vista oral ha tenido que suspenderse y se ha fijado para el día 12 de mayo, cuando la Fiscalía, los tres abogados de la acusación, el de la compañía de seguros, que ha pagado todas las indemnizaciones, cerca de 800.000 euros, y la defensa expongan sus conclusiones definitivas.


Compartir el artículo

stats