Seis personas con movilidad reducida y sus seis acompañantes seguirán el canto del Miserere, en la madrugada del Jueves al Viernes Santo, desde el puesto privilegiado que ofrece la sede de la Diputación Provincial. Todas ellas forman parte de la Asociación Zamorana de Esclerosis Múltiple, que será el colectivo que estrene esta "apertura" de la institución a los ciudadanos durante uno de los momentos más relevantes del año en la ciudad desde el punto de vista cultural, turístico y religioso.

Hay que recordar que, en años anteriores, la Diputación de Zamora organizaba un acto VIP con autoridades, invitados y personalidades, una cita que incluía una breve promoción de la provincia para los asistentes, una cena y el posterior traslado hacia los ventanales para ver y escuchar el canto del Miserere en la plaza de Viriato.

En esta ocasión, el presidente Francisco José Requejo ha optado por cambiar la tradición y habilitar la planta de presidencia y el área de turismo para permitir la entrada de los miembros de la única asociación que ha respondido afirmativamente a la invitación de la Diputación Provincial.

"Nos interesa que estas personas se sientan cómodas y disfruten de este acto central de la Semana Santa con una visión directa", ha explicado este martes, en rueda de prensa, Requejo: "La institución es de todos", ha recordado el presidente provincial.

Personas con patologías neurológicas

Por su parte, el presidente de la asociación beneficiada por esta iniciativa, Andrés Campos, ha reconocido que, para las personas que van a acudir el jueves a La Encarnación, resulta complicado asistir a estos eventos: "Agradecemos el detalle", ha subrayado el responsable de un colectivo que no solo acoge a personas con esclerosis múltiple, sino también a afectados por otras patologías neurológicas como párkinson o ELA.