Kiosko

La Opinión de Zamora

Estupefacientes en Zamora

El "bote" de unos jóvenes zamoranos para comprar droga y jugar a la play

Dos jóvenes con 569 gramos de cannabis dicen que “los amigos ponemos bote para comprarla y fumarla juntos”

Un hombre sujeta los mandos de la play.

El consumo prácticamente diario entre el grupo de amigos “de cinco” gramos de cannabis mientras “nos reunimos a jugar a la play toda la tarde” sirvió a dos jóvenes zamoranos para justificar los 569 gramos de resina de marihuana que se incautó la Policía Nacional en el vehículo en el que viajaban.

La elevada cantidad de droga la justificaron “porque, si no, te sale mucho más cara”. Los 1.200 euros que afirman que tuvieron que abonar para adquirir el cannabis no supusieron ningún problema, para eso “ponemos un bote, lo pagamos a medias entre los amigos”, aseguró un testigo.

Tampoco pierde calidad por tenerlo almacenado, “todo lo contrario, se seca y sabe mejor”, indicó uno de los imputados en un delito de tráfico de drogas, de iniciales D. A. A., quien conducía el turismo en el que la Policía Nacional interceptó la resina de cannabis. Regresaba de Salamanca con el otro procesado, de iniciales J.L.S., y circulaban ya por la avenida de Cardenal Cisneros de la capital cuando vieron interrumpido su camino por los agentes que les dieron el alto.

Sobre la alfombrilla del copiloto

“Me dio la impresión de que se pusieron nerviosos al vernos”, motivo por el que les pararon. La causa del nerviosismo la descubrieron rápido: sobre la alfombrilla del asiento del copiloto localizaron una bolsa con los casi 600 gramos de cannabis. Los dos detenidos manifestaron habían adquirido la droga en la provincia charra. Una cantidad “notoria” que negaron destinar al tráfico de drogas, a la venta, y que declararon en el juicio celebrado en el Juzgado de lo Penal que una parte era “para su propio consumo” y les duraba para “dos meses o dos mes y medio”. Otra parte, la compartían con los amigos en las reuniones porque “todos fumaban porros”.

Declaran ante la magistrada

Este argumento fue corroborado por dos testigos que declararon ante la magistrada de lo Penal, integrantes del grupo de amigos de los acusados, que insistieron en que “compramos entre unos cuantos para que nos salga más barato, ponemos botes y va uno a por la droga”.

La Fiscalía mantuvo la petición de 3 años de prisión (uno y medio para cada imputado) por tráfico de drogas porque “la cantidad incautada por la policía excede la cantidad diaria de autoconsumo”, quien rebatió los argumentos de la defensa indicando que no se había acreditado que el cannabis fuera para el grupo de amigos y si el dinero utilizado era de todos o de uno de ellos. El Ministerio Público solicita una multa de 4.000 euros.

El abogado de la defensa sostuvo que “no está probado que fuera para la venta, es razonable que compren esa cantidad si se destina la droga al consumo conjunto” y aseguró que “les sale más barato”.

Compartir el artículo

stats