Kiosko

La Opinión de Zamora

Rebaja de 20 céntimos en el precio del combustible

Gasolineros de Zamora: “Se podía haber hecho bien, pero ha salido una chapuza”

La provincia no sufre, de momento, un gran problema de cierre de estaciones de servicio, aunque funcionen sumidas en la incertidumbre

Un vehículo reposta combustible en una estación de servicio de Zamora.

“Se podía haber hecho bien, pero lo que hay es una chapuza, ese es el problema”. Es la queja común de las estaciones de servicio de Zamora, que aguantan abiertas el “tsumani” del descuento de 20 céntimos, aunque alguna, reconocen en el sector, ha habido momentos sobre todo en la primera jornada, en que no podía servir combustible, sobre todo por problemas de adaptación de los sistemas informáticos.

Miembros de la Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio de Zamora, que agrupa sobre todo a gasolineras independientes de la provincia constataban la situación de “incertidumbre” en la que se mueve el sector, convulsionado por la falta de concreción de la normativa que deben aplicar, las trabas que supone tener un precio en los monolitos cuando cobran otro, con la tramitación del descuento correspondiente, las fluctuaciones de precios que vive el sector, que exige pago al instante o incluso por adelantado y la esperanza en que la promesa de Hacienda de que va a proporcionar liquidez a los negocios sea cierta: “De momento somos nosotros los que nos estamos comiendo los 20 céntimos por litro, cuando trabajamos con márgenes que normalmente pueden oscilar entre el 5 y el 8%”, aseguraron fuentes del sector.

Los gasolineros consultados por este diario no tenían noticia de que en Zamora se haya cerrado ninguna estación de servicio, aunque sí se sabe de casos en que en la práctica algunas no podían trabajar por fallos debidos sobre todo a las adaptaciones de los sistemas informáticos. Ocurrió sobre todo en la jornada del viernes.

Preocupación

Laurentino Hidalgo es el gasolinero de Pereruela y miembro de la directiva de la Asociación de Estaciones de Servicio de Zamora y expresa la preocupación del sector: “La verdad es que está la gente muy preocupada, nos han dado muy buenas palabras, se han comprometido”, pero al ser un mecanismo muy improvisado, cualquier pequeño detalle puede producir una dificultad grande. Por ejemplo, en el trámite de rellenar la solicitud de anticipo de Hacienda, un formulario sencillo, un detalle con el NIF del administrador único, ha dado como resultado el rechazo de la petición.

Bernardo Gómez Osorio asegura que presentar la solicitud es fácil, aunque hay muchos interrogantes aún que se desconocen. “Estamos guardando todos los tickets, porque no sabemos la documentación que nos van a pedir” a cambio de la devolución de los veinte céntimos. A su juicio hubiera sido más fácil que fueran las petroleras las encargadas de hacer el descuento, de tal forma que el precio de venta en las gasolineras estuviera ya adecuado a la realidad y a lo que indican los monolitos con el precio oficial, en lugar de andar con devoluciones al cliente y reclamación de la diferencia a Hacienda.

Con respecto a la devolución del sobrante a los clientes no presenta en principio un gran problema, aunque ralentiza sobremanera el trabajo en las estaciones de servicio: Si alguien pone 50 euros en su depósito tendrá derecho a que de devuelvan cinco euros y pico, lo que aumenta la burocracia en cada repostaje.

Fuertes inversiones

Hay un problema serio de precios en origen. “Ahora mismo para conseguir un precio competitivo estamos pagando en prepago o al contado”, señala Gómez, con cubas de 32.000 litros que se venden a posteriori con un descuento además de 20 céntimos el litro que de momento asumen las estaciones de servicio. “Yo el primer día adelanté 860 euros en una sola jornada. Y una gasolinera grande, mucho más. Calculo que estamos poniendo más de 50.000 euros para poder trabajar”. Además se añade, explica Laurentino Hidalgo, la volatilidad de los precios del combustible: “Ha habido jornadas que ha subido dos veces en un mismo día. Y ha pasado tener el combustible comprometido al día siguiente decirte que no te sirven. Por eso tenemos que pagar por anticipado o al contado, para evitar problemas”.

Más vale que el mecanismo de devolución de Hacienda sea tan ágil como ha prometido el Gobierno, porque de lo contrario habrá gasolineras que tengan que echar el cierre. “Pone que si el 31 de julio no se ha abonado la liquidación se entiende por desestimada, y que puedes recurrir. No quiero ni pensar lo que pasará si hay algún error, no llega el dinero y tienes que esperar varios meses a que se resuelva el recurso”, dice Gómez.

El gasolinero de Villarrín considera que hubiera sido más fácil que fueran las petroleras las que vendieran ya con el descuentos las gasolineras, lo que facilitaría mucho el sistema y no se corre ningún tipo de riesgo, ya que por los albaranes se sabe perfectamente cuanto combustible se distribuye y el precio de venta al público va a estar muy ajustado: “Como pongas el precio muy alto te quedas fuera del mercado”.

Clientes y gasolineros cruzan los dedos para que el sistema aguante y todo salga bien.

Compartir el artículo

stats