Un año de prisión y 9.927 euros es la condena que cumplirá el ladrón que robó 1.950 euros de un banco de la capital a primera hora de la mañana del 24 de febrero de 2019, tras el depósito que acababan de realizar varios clientes, para lo que accedió a la sucursal ayudado por otros tres delincuentes que distrajeron a los empleados, todos ellos pertenecientes a un grupo organizado. Mientras, el ahora condenado reptó por el suelo para llegar al pie de la mesa de la trabajadora de la oficina que había recogido el dinero y depositado junto a su puesto de trabajo, tal y como captaron las cámaras de seguridad de la entidad cuando tuvo lugar el asalto.

La sentencia del Juzgado de lo Penal afirma que las imágenes de las grabaciones de la escena del robo permiten identificar a este ladrón y que existen pruebas de su relación con uno de los participantes en el robo, también inmortalizado por las cámaras. El Juzgado tiene pendiente la vista oral contra un cuarto participante.