La frondosidad de los chopos de una de las calles de Alviar tiene a los vecinos pendientes de que las ramas no acaben por colonizar los tejados de sus casas, sobre los que ya se apoya parte de las copas de estos árboles, por lo que exigen al Ayuntamiento de Zamora que evite posibles desperfectos y que los pode.