La inmunoterapia, que consiste en enseñar al propio sistema inmunitario a atacar a las células cancerosas y las terapias dirigidas, que atacan únicamente al tumor son dos de los tratamientos de presente y futuro del cáncer, que ya están obteniendo buenos resultados, entre otros, en los de pulmón o el melanoma. Unos avances que llegan “a todos los rincones”, aunque a veces “a menor velocidad de la que quisiéramos”, explicó ayer en Zamora Atanasio Pandiella, el vicedirector del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, que participó, junto autoridades y pacientes en la actividad de conmemoración organizada por la Asociación Zamorana de Ayuda frente al Cáncer, Azayca en el Día Mundial del Cáncer, a pocos metros de otra caseta de concienciación montada por la Asociación Española contra el Cáncer.

Actividad de la asociación Azayca, en Santa Clara. | Ana Burrieza

Paciente

En esta última un paciente de Fermoselle, Ricardo Fernández, de 68 años, contaba su experiencia con el cáncer renal en fase V. “Me quitaron el riñón izquierdo y la suprarrenal. De ahí se me pasó al pulmón, al tiroides y a una cuerda vocal, y ahora lo tengo en la suprarrenal y una vértebra”. No es un camino de rosas, “tratamiento tras tratamiento y aguantando”, decía Ricardo con una sonrisa, “aunque de ánimo no ando muy bien”.

Agradecía los ánimos de María Montejo, la psicóloga de la Asociación contra el Cáncer, que además dispone de atención social, préstamo de camas o de pelucas, fisioterapeuta para el linfedema además de fomentar buenos hábitos como los paseos saludables que parten todos los martes a las 12.00 horas de la Ciudad Deportiva. Azayca también desarrolla cinco grupos de ejercicio terapéutico para pacientes con cáncer. Era el día, si, para reivindicar hábitos de vida saludable, con ejercicio físico y buena dieta. Y además, reivindicar la importancia de un diagnóstico precoz, en muchas ocasiones poco aprovechado.

Las opiniones

Las opiniones L.O.Z.

Cribados

Por ejemplo, recordó el jefe de Sanidad, Casto López Cañibano, de 15.000 zamoranos que estaban en la población diana para el cribado del cáncer de colon solo un 27,8% se decidió a recoger una muestra para el test de sangre oculta en heces. El cribado del cáncer de cuello de útero obtiene una respuesta algo mayor, del 47% de las mujeres, pero no llega aún al del cáncer de mama, con unas mamografías de control que son ahora mismo el programa de cribado con mayor seguimiento.

Además todavía quedan muchas cosas por hacer con respecto a los pacientes con cáncer, en una provincia que ocupa los primeros puestos de país en incidencia. Por ejemplo, ampliar las unidades de soporte de cuidados paliativos, ya que solo hay una con un radio de acción que no pasa de los 30 kilómetros en torno a la capital. En el resto del territorio esta labor les toca a unos médicos de cabecera no siempre disponibles.