El dinamismo de la construcción y de los servicios está permitiendo reponer en Zamora y en el conjunto de Castilla y León parte del tejido productivo destruido durante la pandemia, porque la industria permanece prácticamente estancada y el sector primario tiene menos empresas que hace un año. La radiografía del sector empresarial de la comunidad, con datos de empresas cotizantes del Ministerio de Trabajo y Economía Social, recogidos por Ical, revela que al cierre de 2021, operaban en la región, 66.823 actividades, lo que supone un aumento del 2,3% ciento respecto a la situación a finales de 2020, es decir, 1.478 más.

La situación ha mejorado en mayor medida en Zamora, que ha visto cómo su volumen de empresas crecía en un 3,8%, el mayor incremento de la comunidad, para pasar a contar con 5.278, 194 más que en el ejercicio anterior.

La recuperación total para alcanzar las cifras previas a la pandemia no ha llegado al territorio, pero un análisis sectorial revela las actividades que más pasos adelante han dado en el contexto de pandemia, hiperinflación y crisis de abastecimiento de materias primas, la construcción y los servicios. Y es que la actividad del ladrillo llegó a finales de 2021, con 7.221 empresas frente a las 6.972 de 2020, es decir, aumentaron un 3,6%. Asimismo, en los servicios se alcanzaron las 47.288, con un aumento del 2,7 % respecto a las 46.050 del año anterior por las mismas fechas.

Trabajadores de la construcción. EFE

La situación es bien distinta para la industria y, sobre todo, para la agricultura. Al respecto, el sector industrial contaba al cierre de 2021, con 6.772 empresas, cifra similar a la del mismo periodo de 2020, cuando había 6.737, es decir, solo crecieron medio punto estas actividades. En cuanto al sector primario, operaban al término del año pasado en la Comunidad, 5.542 empresas, con un descenso del 0,8% en comparación a las 5.586 de un año antes.

Lo que es indiscutible sobre el balance económico de 2021, es la inmejorable evolución del mercado laboral, con cifras récord de contratación, que permitieron cerrar el ejercicio con datos de desempleo que no se conocían desde 2008. Los datos de asalariados de las empresas cotizantes indican que a la conclusión del año pasado, había 655.787 trabajadores de estas actividades, lo que supone un aumento del 3,7% respecto a 2020. Aquí, Zamora también se sitúa por encima de la media autonómica, al pasar de algo menos de 35.000 empleados en estas empresas a los 36.540 con los que cerró 2021, un incremento del 5%.