El programa Rehabitare de la Junta de Castilla y León ha permitido recuperar casi una treintena de viviendas en diferentes localidades de la provincia de Zamora desde que se apostara en el año 2016 por darle un impulso. La iniciativa tiene por objetivo la rehabilitación de viviendas propiedad de los ayuntamientos que se encuentran en desuso para ofrecerlas después en régimen de alquiler social a personas con dificultades de acceso a la vivienda por razones de índole económico.

Un impulso a la rehabilitación en Zamora

En estos últimos cinco años, la administración regional ha invertido más de un millón de euros en intervenciones a lo largo y ancho del territorio zamorano. Los municipios beneficiados hasta la fecha han sido Cerecinos de Campos, Morales del Vino, Villalpando, Santibáñez de Vidriales, Trefacio, Carbellino, Ricobayo de Alba, Vallesa de Guareña, Fuente Encalada, Villaferrueña, Bóveda de Toro, Vide de Alba, Riofrío de Aliste, Ayoó de Vidriales, Morales del Rey, Uña de Quintana, Villaseco, Villarrín, Ferreruela, Vega de Tera, Moreruela de Tábara, Morales de Valverde, Muelas del Pan, Pedralba de la Pradería, Santa María de la Vega, San Pedro de la Viña, San Vitero y Cerdillo.

Un impulso a la rehabilitación en Zamora

En este ejercicio 2021, la Junta de Castilla y León mantiene cuatro actuaciones en marcha en colaboración con la Diputación Provincial de Zamora. En Rabanales, se invertirán 44.160 euros para recuperar una vivienda, por los 48.390 euros que irán a parar a Manzanal del Barco, los 47.612 euros para El Perdigón y los 45.011 euros para Pozuelo de Tábara.

Un impulso a la rehabilitación en Zamora

Una vez rehabilitadas, las viviendas se incorporan al parque público de vivienda de Castilla y León. Son los ayuntamientos quienes determinan el precio del alquiler, el cual no podrá exceder de la tercera parte de los ingresos de la unidad familiar, así como las personas que ocuparán las viviendas en función de las necesidades de cada municipio, teniendo preferencia los colectivos de especial protección que figuran en la Ley del Derecho a la Vivienda de Castilla y León.

Rehabitare se ha consolidado así como un programa que pretende solucionar el acceso a la vivienda a personas con necesidades urgentes y fomentar la fijación de población y actividad en el medio rural. El fomento del alquiler para familias y personas más necesitadas es uno de los objetivos prioritarios del Programa de Vivienda Social en Castilla y León, cuyas líneas maestras son fruto del Diálogo Social, y que cuenta, además del programa Rehabitare, con la convocatoria anual de ayudas al alquiler impulsada por el Gobierno dirigido por el presidente Alfonso Fernández Mañueco.