La Fiscalía de Huelva, las acusaciones que ejercen la familia de Laura Luelmo y la Junta de Andalucía mantienen la petición de prisión permanente revisable para Bernardo Montoya por el asesinato, la agresión sexual y la detención ilegal de la joven zamorana, sin posibilidad de llegar al tercer grado hasta cumplir 22 años de reclusión. Además, el abogado de los padres y hermanos de la víctima ha elevado las penas de cárcel, sin que hayan trascendido más datos al respecto al haberse celebrado el juicio a puerta cerrada.

La fiscal volvió a pedir 32 años de prisión para el único imputado en el crimen por los delitos de agresión sexual y detención ilegal, así como el alejamiento durante 20 años de libertad vigilada y de alejamiento de la familia de la víctima.

Por su parte, el abogado de la defensa insiste en la inocencia de Montoya, además de sostener que en ningún momento violó o agredió sexualmente a la joven zamorana asesinada el 12 de diciembre de 2018 en la localidad onubense de El Campillo, donde víctima e imputado eran vivían a escasos metros. Antes de comenzar la sesión del juicio con jurado de esta mañana, el letrado, Miguel Rivera, ha reiterado que las pruebas presentadas ayer, miércoles, "no necesariamente hacen suponer de manera indubitada que haya habido una agresión sexual", por lo que mantiene esperanzas de eximir a su defendido de este cargo, toda vez que ha remarcado que la retención ilegal "lo tenemos bastante claro", según recogen las agencias de noticias.

Rivera ha explicado que, en el caso de que su defendido no fuera condenado por agresión sexual, esto podría ser un factor "bastante importante" para "coadyuvar" a eximir a Montoya de la prisión permanente revisable". El letrado ha destacado que en la sesión del miércoles salió "contento" porque "las pruebas dejaban muchas puertas abiertas, bien porque el jurado de por sí lo aprecie, o a través de los mecanismos de impugnaciones previstos en nuestro sistema procesal".

Cuestionado por si podría haberse producido una agresión sexual sin que aparecieran restos, Rivera ha afirmado que "se puede dar", pero que "debe ser un complemento con otros elementos y otros factores que no se dan", así como ha apuntado que "las lesiones en el interior del cuerpo de la joven podrían responder a muy diversas causas". Asimismo, ha señalado que Montoya ha reconocido que "tapó" a la joven "para el transporte", así como que "acepta haber transportado su cuerpo".

Montoya, con un largo historial delictivo y antecedentes penales por asesinato y agresiones con arma blanca, ha ejercido su derecho a la última palabra que le otorga la Ley, con toda probabilidad, para proclamar su inocencia, como ha venido haciendo a lo largo de los últimos días del juicio a las puertas de la Audiencia.

El magistrado que preside el juicio entregará el objeto del veredicto al jurado popular este viernes por la mañana para que se retiren a deliberar, aislados de sus entornos y siempre bajo su asistencia técnica

TODO SOBRE EL ASESINATO DE LAURA LUELMO