CEOE Castilla y León ha exigido al Gobierno de España que cumpla su promesa para reabrir el campamento militar de Monte la Reina, en la localidad zamorana de Toro, como “motor económico” tanto para esta provincia como para el conjunto de la comunidad autónoma. El presidente de la patronal, Santiago Aparicio, así lo ha defendido en la jornada de ayer en Zamora durante la celebración de la Junta Directiva regional en la que han participado los dirigentes de CEOE de las nueve provincias. En este marco, Aparicio ha apuntado que la generación de riqueza derivada de la puesta en funcionamiento del campamento ascendería a un 1,16% del PIB provincial, lo que supondría un impacto directo aproximado de 40 millones de euros anuales.

El máximo representante de la patronal regional ha recordado que la apertura de Monte la Reina “fue un compromiso de Pedro Sánchez”, aunque se ha mostrado escéptico sobre su cumplimiento. “En las provincias pequeñas, como Zamora o como el resto de Castilla y León, importamos poco porque contamos poco a nivel de votos”, ha indicado. Ante esto, Aparicio ha querido lanzar una advertencia. “Lo único que hacemos aquí es pagar impuestos, pero luego no repercuten en nuestros territorios; por eso, cada vez crecen más otros partidos que no son los tradicionales”, ha señalado.

En su batería de propuestas, Aparicio ha defendido que el medio rural de la comunidad debe contar con una legislación específica diferente a la del medio urbano, implantando un modelo similar al de las Tierras Altas de Escocia para frenar la despoblación. De hecho, ha incidido en una “ruralización de la normativa” para conseguir incrementar habitantes en los pequeños núcleos de población. “Con este modelo, esa zona concreta consiguió revertir su situación al frenar la despoblación e incrementar su número de habitantes en un 20%, pero para ello habría que implantar, al igual que en Escocia, oficinas para fomentar el desarrollo que estén gestionadas directamente por la población civil y que reciban dinero público para acometer inversiones”, ha señalado el presidente.

Por otra parte, Santiago Aparicio ha hecho especial hincapié en la necesidad de que la provincia de Zamora se beneficie de los fondos europeos y bonificaciones fiscales previstas para los territorios en grave riesgo de despoblación. El dirigente de la patronal ha analizado los casos de Soria, Cuenca y Teruel, provincias que entran dentro de los parámetros marcados por la Unión Europea para poder aplicar bonificaciones de hasta un 20% en seguros sociales a las empresas que se instalen en esos territorios. Una oportunidad que se les brinda por tener menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado y de la que Zamora se podría aprovechar, aunque supere ese umbral, habida cuenta de que sí cumple otros requisitos recientemente introducidos como haber perdido más de un 10% de su población en la última década. Y otra de las vías que ha propuesto para fijar población es la de ofrecer incentivos a los funcionarios que elijan como destino zonas despobladas, como se hace al elegir Canarias, Ceuta o Melilla como destinos.

En su periplo por Zamora, Aparicio también ha tenido tiempo para calificar a José Luis Escrivá como “el ministro de las ocurrencias” en respuesta a las declaraciones del dirigente gubernamental sobre un posible incremento de la edad de jubilación. Preguntado por la polémica, el presidente de CEOE Castilla y León ha señalado que el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones “siempre dice lo primero que se le viene a la cabeza y a ver si cuela”. Por ello, el dirigente de la patronal ha afirmado que no le sorprende “la última ocurrencia”, al tiempo que ha rechazado entrar a valorar el fondo de la cuestión.

La reunión ha contado con el presidente de CEOE-Cepyme de Zamora, José María Esbec, como anfitrión, quien ha destacado que la provincia se encuentra “en el epicentro de la despoblación” y por eso ha pedido medidas de choque encaminadas a paliar esa situación. Entre las propuestas, por ejemplo, se encuentra la reducción de la tributación, la persecución de la economía sumergida o la creación de un ecosistema favorable al emprendimiento, a la creación de nuevas empresas y a la atracción de inversiones productivas. Asimismo, la patronal zamorana apunta a realizar una apuesta clara por la innovación y a simplificar la carga administrativa. Sin embargo, donde las empresas ponen el foco es en el despliegue de la red 5G en todo el territorio de la provincia de Zamora y de Castilla y León.