25 alumnos con discapacidad visual estudian en las aulas de los colegios de Zamora, en clases normales, como las del resto de chavales, gracias al apoyo de dos maestras que forman parte del equipo de la plantilla de 55 trabajadores de la ONCE en la provincia, la mayoría de ellos, medio centenar, dedicados a la venta del cupón. Son en torno a 300 los afiliados de la organización en Zamora.

Son algunos datos de la actividad de la Organización Nacional de Ciegos en Zamora, dados a conocer durante la presentación de las actividades del Día de la ONCE que se celebró durante la mañana en tres plazas de la capital.

Una presentación en la que participaba la delegada de la ONCE en Zamora, Esther Pérez Dalmeda, el delegado en Castilla y León, Ismael Pérez y la presidenta del Consejo Territorial, Rosa Rubio, arropados por una amplia representación institucional, con presencia de Carmela Rodríguez, secretaria territorial de la Junta de Castilla y León, Francisco José Requejo, presidente de la Diputación, Ángel Blanco, subdelegado del Gobierno y Pablo Novo, concejal de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Zamora.

Actividades

En la plaza de la Constitución se desarrollaba “El parchís de la ilusión”, una actividad escolar en la que participaron alumnos de los centros Divina Providencia y Medalla Milagrosa. En el parque de La Marina, permaneció instalada, dentro de una carpa “El jardín de los sentidos”, en el que los ciudadanos experimentan con los ojos tapados cómo percibe el entorno una persona ciega.

En la plaza de Viriato, con “Los juglares de la ilusión” los protagonistas fueron los afiliados de la ONCE, con talleres de teatro en los que representaron entremeses de Lope de Rueda. Además está convocado un concurso fotográfico, “Oncelio a la vista”, que promueve las instantáneas que tengan como protagonista al nuevo logotipo de la ONCE, que es el mismo de toda la vida (la figura del ciego con el bastón), pero en lugar de ser todo negro aparece coloreado. Oncelio estuvo paseando por Zamora para dar a conocer al nuevo logotipo de la ONCE.

El dirigente regional de la organización, Ismael Peláez destacó la labor solidaria de la ONCE tanto para las personas ciegas como para las que padecen otro tipo de discapacidades y confía en que tanto la venta del cupón, como la actividad que desarrolla el Grupo con otras empresas, como Ilunion recuperen los números de 2019 para poder dar por superada una crisis en la que no se perdió ni un solo puesto de trabajo.

Sede de Zamora

Además del mantenimiento del empleo, echando mano también, como otros tantos sectores de los ERTE se vio acompañada de un parón en las inversiones, dada la necesidad de fondo, aunque se mantuvieron las consideradas prioritarias. Y dentro de ellas se pudo acometer la línea de trabajo de intentar reabrir todas las sedes provinciales de la organización que se vieron abocadas al cierre durante la severa crisis de 2008. Fue así como se pudo rescatar la sede de la ONCE en Zamora, que ha estado una década cerrada y ahora está trabajado con plena normalidad.

Los responsables de la ONCE aprovecharon la ocasión para entregar una carpeta a los representantes institucionales con las reivindicaciones del colectivo en materia social.

Entre otros proyectos, Peláez destacó dos que se desarrollan en colaboración con la Junta y gracias a los fondos de recuperación, uno sobre la digitalización de las prestaciones sociales y otro sobre la adaptación a las nuevas tecnologías de puestos de trabajo de personas con discapacidad. El Grupo Social ONCE está compuesto por la ONCE, Ilunion y Fundación ONCE, ésta última la entidad que canaliza las ayudas a otros colectivos con discapacidad, 80 en Castilla y León, con 4,4 millones.