La buena senda que está tomando el nivel de contagios por COVID en la provincia, con solo dos personas infectadas ayer, evolución únicamente registrada en estos últimos seis meses en dos días, el 30 de agosto y el 29 de marzo, permite a Zamora saborear ya la llegada del nivel 1 de alerta sanitaria y dar un paso de gigante para normalizar la vida que el virus ha limitado diecinueve meses.

Sin ningún enfermo de coronavirus fallecido más, y con una ocupación hospitalaria de pacientes contagiados del 12%, el optimismo parece asentarse más entre los zamoranos, si bien la distancia social y el uso de la mascarilla siguen siendo obligatorios cuando las personas se encuentran en lugares concurridos. La Consejería de Sanidad mantenía ayer invariable el número de enfermos ingresados en el Complejo Asistencial de Zamora que han contraído la infección, 14, mientras que los pacientes que continúan en la unidad de críticos son dos. Los médicos han dado el alta hospitalaria a 2.175 pacientes, mientras que el número de fallecidos se mantiene en los 462.

Con unos índices de vacunación muy elevados tras haberse repartido 269.397 dosis entre la población, que tiene a la franja de entre 60 y 89 años vacunada en su práctica totalidad con el ciclo completo, y los de 40 a 59 años muy próximos al 90%, la quinta ola que tanta inquietud generó está más que superada, lo que permite a los zamoranos esperar sin sobresaltos la ampliación de aforos en establecimientos al 75 % de su capacidad máxima, siempre guardando la distancia interpersonal de seguridad y el uso de la mascarilla, entre otras. Los bares cafeterías y restaurantes podrán servir en la barra a sus clientes, que podrán permanecer en el interior del local de pie con ese límite del 75% de aforo al 75 %, en las mesas podrán reunirse veinticinco personas, pero esas restricciones desaparecen para las en terrazas para las mesas permitidas según su licencia.

TODO SOBRE EL CORONAVIRUS EN ZAMORA

VACUNACIÓN EN ZAMORA