Pocos se salvan y han sido muchos los monumentos y estatuas que recuerdan u honran a varios personajes ilustres de la ciudad que, ahora, se han convertido en las víctimas de algún bote de pintura o unos alicates. Por esta razón, las esculturas y estatuas de la capital presentan un estado que deja mucho que desear y que, directamente, arruina toda su belleza.

El ancla de la Marina (izquierda), estatua de Rei Afonso Henriques (centro) y monumento a Pablo Morillo (derecha). | Ana R. Burrieza

El ancla de la Marina (izquierda), estatua de Rei Afonso Henriques (centro) y monumento a Pablo Morillo (derecha). | Ana R. Burrieza Andrea Brime

En el parque de las Viñas, justo enfrente a la estación de autobuses, se levanta una pequeña placa en honor a los donantes de sangre que suele pasar desapercibida, pero cuando uno se fija en ella algo llama la atención, y es que a alguien le pareció un buen sitio para dejar plantada su firma. Lo mismo pasa con el monumento dedicado a Pablo Morillo, un insigne militar zamorano del siglo XIX y que se encuentra unos pasos más adelante, o con la escultura Homenaje a León Felipe, de Baltasar Lobo. En los pedestales, a los pies de las estatuas, se pueden apreciar varias pintadas.

Estatuas de Zamora: piedra, acero y vandalismo

Estatuas de Zamora: piedra, acero y vandalismo Andrea Brime

Pero los actos vandálicos no se quedan ahí. Hace algo más de tres años que unos “descerebrados” dejaron sin cabeza a la escultura que recuerda al Rei Afonso Henriques, en la avenida del Nazareno de San Frontis. Desde entonces, solo está el escudo con la fecha del 850 aniversario del Tratado de Zamora y la placa que reconoce a la Academia de las Lenguas y las Artes de Cascais como donante de la escultura.

Estatuas de Zamora: piedra, acero y vandalismo

Estatuas de Zamora: piedra, acero y vandalismo Andrea Brime

Los hechos tampoco son aislados, y es que en reiteradas ocasiones el Ayuntamiento ha tenido que arreglar las gafas del maestro Herminio Ramos, profesor, historiador, articulista, cronista oficial de la ciudad y otras muchas profesiones. Incluso la obra en su honor fue retirada durante un tiempo para su reparación.

Estatuas de Zamora: piedra, acero y vandalismo

Estatuas de Zamora: piedra, acero y vandalismo Andrea Brime

A lo largo de los años han sido varias las estatuas y monumentos que han tenido que ser limpiados, reparadas o retirados por los diferentes actos vandálicos. Es por ello que muchos turistas se llevan (y se seguirán llevando si esto continúa así) una pésima imagen de la ciudad, destacada no solo por sus estatuas y monumentos, sino también por el arte románico que inhunda a Zamora.