El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León aprobó este lunes un paquete de medidas para frenar el avance del COVID en la comunidad autónoma. Las restricciones impuestas estarán en vigor desde hoy martes y durante los próximos catorce días, y afectan especialmente a la hostelería. De hecho, la medida más destacada va dirigida a prohibir el consumo en barra o de pie en los bares y restaurantes. Los clientes deberán mantenerse en la mesa y no podrán formar grupos de más de diez personas. Las actividades que se salen de estos parámetros, como los cócteles, quedan suprimidas.

Además, el horario de cierre de estos establecimientos queda fijado a la una y media de la madrugada, sin que se puedan admitir clientes desde la una. La Junta matizó que las terrazas al aire libre sí podrán abrir “con el horario administrativo que les corresponda”, que en Zamora está fijado a las dos de la madrugada.

Peor será la situación para las discotecas y las salas de fiesta, que tendrán que permanecer cerradas para el consumo en el interior, aunque si cuentan con terraza podrán abrirla bajo los mismos criterios que el resto de los negocios de hostelería o restauración. En el caso de las peñas, estos locales no podrán abrir en estas dos semanas.

La Junta también impuso limitaciones de aforo y uso de la mascarilla para las verbenas, eventos o romerías, aunque incluyó un anexo de recomendaciones para instar a los ciudadanos y a los ayuntamientos a evitar las multitudes. Además, los parques estarán clausurados de doce de la noche a siete de la mañana para intentar evitar el consumo de bebidas alcohólicas en espacios públicos.

La Junta aportó también otros consejos entre los que recomendó la reducción del aforo y el adelanto del cierre de las piscinas, así como la limitación de los encuentros fuera del grupo de convivencia, aunque esto no será de obligado cumplimiento.

Preocupación por el ingreso de personas “muy jóvenes” en la UCI

Una de las cuestiones que preocupa especialmente a los responsables sanitarios durante estos días es la edad de los pacientes que están ingresando en el Complejo Asistencial por culpa del COVID. Si en otras olas la enfermedad afectaba especialmente a las personas mayores, esta vez son los jóvenes, aún sin la protección de la vacuna, quienes están sufriendo una buena parte de las consecuencias del nuevo repunte.

En ese sentido, la delegada territorial de la Junta de Castilla y León, Clara San Damián, reconoció que le inquieta el porcentaje de ocupación de camas y también la edad de los pacientes que han ingresado en los últimos días en la Unidad de Cuidados Intensivos: “Son personas muy jóvenes”, lamentó la responsable autonómica, que reconoció que el virus está complicando la situación de aquellos que aún no han sido inmunizados.

Ante este panorama, y en previsión de que los ingresos puedan seguir aumentando en los próximos días, Sanidad ha optado por preparar otra zona de camas para pacientes COVID en el Complejo Asistencial. Eso, aunque las cifras de hospitalizaciones aún están lejos de los números de las olas anteriores, cuando llegó a haber hasta 150 enfermos de coronavirus internados.

TODO SOBRE EL CORONAVIRUS EN ZAMORA