José María Barrios superó el trámite, logró un 96% de los apoyos en la votación protocolaria y obtuvo el beneplácito del Partido Popular de Zamora para estirar su mandato al frente de la organización hasta el año 2025. El político moralino vivió un congreso plácido, sin oposición visible, y continuará como presidente del PP en lo que él mismo espera que sea el camino hacia la recuperación de las grandes plazas de la provincia: las alcaldías de la capital, Benavente y Toro y el asiento principal de la Diputación, cedido esta vez a Ciudadanos como ejemplo perfecto de las consecuencias que tiene para esta formación la división en las fuerzas de la derecha.

El propio Barrios aludió a esta realidad durante las dos intervenciones que protagonizó durante el congreso del Partido Popular de Zamora. De hecho, más que 2025, parece que su mandato tiene un horizonte bastante más cercano: 2023. Será entonces cuando el dirigente del PP ponga en liza la estrategia que debe elaborar a partir de ahora si quiere devolver a los suyos la hegemonía que han ido perdiendo en la última década.

En ese sentido, Barrios defendió que su proyecto para los próximos años no implicará un giro radical en relación a lo hecho hasta ahora, pero tampoco habrá estatismo: “No creo en las rupturas, ni en el continuismo total”, advirtió el presidente del PP de Zamora, que fue claro en relación a sus planes: “El objetivo de un partido político es ganar elecciones para poder transmitir nuestras ideas y mejorar la vida de los ciudadanos”, apuntó.

En esa línea, José María Barrios recordó que la fórmula del éxito tiene tres ingredientes, “trabajo, trabajo y trabajo”, y remarcó la necesidad de que cargos y militantes sean “cercanos y creíbles” a la hora de convencer a los ciudadanos.

“Aquí hay sitio para quien quiera aportar ideas y voluntad”, insistió el presidente de los populares de Zamora, que colocó el congreso en la línea de salida “para ganar en 2023”. En ese año serán las municipales y las autonómicas, y están previstas también las Elecciones Generales, aunque Barrios alertó sobre un posible adelanto de estas últimas: “Si son en 2022, o incluso en 2021, nosotros tenemos que estar preparados”, concluyó.

Velasco, Prada y López de la Parte asumen cargos de peso

El presidente del Partido Popular de Zamora, José María Barrios, renovó ayer su cargo al frente de la organización, pero no todos sus acompañantes en este proyecto serán los mismos que en los cuatro años anteriores. La salida más destacada es la de Mayte Martín Pozo, que como cabía esperar deja de ser la secretaria general de la formación de centro-derecha en la provincia.

En ese puesto aparece ahora Elvira Velasco, que ejercerá como número dos del partido en la provincia a pesar de que los estatutos del PP señalan la incompatibilidad de ostentar ese cargo y de contar con un escaño en el Congreso de los Diputados. Sea como fuere, la presencia de la vicesecretaria de Organización nacional, Ana Beltrán, en el congreso y sus constantes referencias y felicitaciones a la zamorana dejan patente el apoyo de Génova al nombramiento.

Por otro lado, Barrios comunicó también que Jesús María Prada será el nuevo adjunto a la presidencia, un cargo que sitúa al vicepresidente segundo de la Diputación como uno de los hombres con más poder dentro del nuevo organigrama.

Además, Víctor López de la Parte será el coordinador general del PP de Zamora y Leticia García Sánchez ostentará la portavocía. Sergio Fuentes, Eva Ariza, Beatriz Asensio, Óscar Ramajo, David Ángel Hernández y Natalia Ucero serán los vicesecretarios.