El coronavirus avanza sin control en la provincia de Zamora. Lo dicen dos indicadores. Por un lado la velocidad de propagación del virus que alcanza unos niveles desconocidos desde el verano de 2020: cada infectado contagia la enfermedad a más de tres personas. Por otro, la trazabilidad: sólo cuatro de cada diez casos es de origen conocido, es decir, se puede saber dónde se ha infectado la persona, si ha sido en un brote, en la familia o viene de fuera. La positividad de las pruebas también apunta al alza: cada cien test que se hacen, 3,72 son positivos.

Esta situación se deja sentir en la incidencia, que sube rápidamente, hasta los 84 casos por cien mil habitantes en 14 días y los 62 en siete días. Son jóvenes en su mayoría los contagiados, mientras los mayores de 65 parecen estar, de momento, protegidos, ya que siguen sin detectarse nuevos casos en ese tramo de edad.

Por fortuna el hospital aguanta de momento el embate y sigue con un solo enfermo hospitalizado en planta y ninguno en la UCI.

TODO SOBRE EL CORONAVIRUS EN ZAMORA