El verano pareció ayer que ya se animaba a disfrutar también de las Fiestas de San Pedro, con una excelente temperatura que hizo que los zamoranos pudieran disfrutar del programa festivo ideado para la jornada del sábado.

La música fue la protagonista desde primera hora, con una sesión vermut especial dentro del Mubaza Fest, que incluyeron las actuaciones en esta segunda jornada de festival de Carabina y Arriebro, encargado de rendir homenaje a Joaquín Sabina. Otros grupos zamoranos que se sumaron al programa del día en las aceñas de Cabañales, ya en sesión de tarde-noche, con The Cucarachas Enojadas, The Son of Wood y Titis Twister. Como en la jornada del viernes, se finalizó la fiesta musical con una sesión de djs a cargo de Como Sheena y Andrew Reverbo.

Concierto en Mubaza Fest Emilio Fraile

De nuevo, el recinto ferial Ifeza se convirtió ayer en una inmensa carpa de circo para acoger la tercera jornada de Payazada, el primer festival circense zamorano, que trae en estos días a la ciudad a grupos de diferentes disciplinas desde varios puntos del país —Madrid, Galicia, País Vasco o Valencia— para acercar el espectáculo más grande del mundo. En este caso también hubo sesión de mañana y tarde, ambas a cargo de la compañía La Tortuga Veloz, que aglutina a malabares, payasos o trapecistas con mucho humor.

La plaza de la Catedral reunió por la noche a muchos nostálgicos de la música de los 80 con un festival que consiguió rememorar los grandes éxitos de los grupos españoles más escuchados de aquella época. Allí se pudo escuchar desde “Aquí no hay playa”, de The Refrescos hasta “Sabor de amor”, de Danza Invisible. Y además con las voces originales, puesto que sobre el escenario estaban Bernardo Vázquez y Javier Ojeda, cantantes de esos grupos, respectivamente. Junto a ellos, éxitos de Guaraná o de La Banda del Capitán Canalla, que se completaron con las propuestas de La Poptelera, con versiones de lo mejor de los años 70, 80 y 90, con Mario Martínez, de Operación Triunfo.

Mientras tanto, en otro punto de la capital —el auditorio Ruta de la Plata— otro tipo de público disfrutó de uno de los “platos fuertes” de estas fiestas, el concierto de Rozalén, que llegó y convenció con su gira “El árbol y el bosque”.