Izquierda Unida cumple seis años al frente del Ayuntamiento de Zamora. Entre 2015 y 2019, gobernó en coalición con el PSOE; desde entonces, lo hace en solitario. Eso sí, siempre con Francisco Guarido a la cabeza del equipo . El alcalde y su grupo de trabajo tienen dos años por delante para culminar varios proyectos que deben quedar zanjados antes de rendir cuentas ante los ciudadanos en 2023.

En ese sentido, uno de los principales objetivos del Ayuntamiento es avanzar con la liberación de la muralla hasta el Sillón de la Reina y acondicionar, al menos, una parte de la zona despejada para cumplir con uno de los objetivos fijados ya en 2015: dejar a la vista la mayor parte del lienzo que sea posible.

El equipo de Gobierno tendrá dos años para hacer realidad ese proyecto, el mismo tiempo del que dispondrá para dejar resuelta una de las obras que más dolores de cabeza le ha generado en todo este tiempo: la del Banco de España. Guarido no contempla otro escenario que no sea llegar a 2023 con la Policía Municipal en sus nuevas dependencias y con el proyecto del Museo de Baltasar Lobo, que avanza en paralelo, listo ya para su ejecución en el Ayuntamiento Viejo.

Mientras tanto, el Ayuntamiento de Zamora sigue pendiente de la obra del nuevo centro cívico para la ciudad, un proyecto que finalmente promoverá la Junta de Castilla y León, pero que contará con el respaldo local. De las arcas municipales saldrá el 30% del montante total.

Aquí, la idea de Guarido es que, a mediados de 2023, no solo estén en marcha los trabajos, sino que ya se hayan ejecutado al 75%. La obra costará, finalmente, seis millones de euros, en lugar de los cuatro previstos inicialmente por las administraciones implicadas.

Por otro lado, cuando la siguiente cita con las urnas dé el poder de nuevo a los ciudadanos, la obra del Mercado de Abastos debería estar “en la cúspide”, según Francisco Guarido. El compromiso adquirido por la Junta, que aportará 1,2 millones de euros para financiar un proyecto tasado en cinco, permite que el equipo de Gobierno se muestre optimista de cara al futuro de esta iniciativa con la que pretende remodelar el edificio y dar otro aire al entorno.

Además, el Ayuntamiento de Zamora tratará de obtener más fondos por otras vías, como la que se abre a través de los fondos comunitarios, para que el esfuerzo económico realizado desde el ámbito municipal sea el menor posible. Aun así, si el equipo de Gobierno no lograra más financiación externa que la autonómica, acometería la obra del Mercado de Abastos con fondos propios.

En el tema del dinero europeo, Guarido también pretende obtener aportaciones comunitarias para proyectos en materia de infraestructuras, transporte y movilidad, y energía y lucha contra el cambio climático. Aquí se enmarcan cuestiones como la rehabilitación integral de las viviendas de la avenida de Galicia o la puesta en marcha de un parque tecnológico de Adif-Renfe.

Por último, el Ayuntamiento de Zamora también pretende rematar en lo que queda de mandato el nuevo parque de bomberos municipal, que permitirá mejorar el servicio y las condiciones de los trabajadores.