El guante lanzado por el Consejo Consultivo de Castilla y León, a través de su presidente, Agustín S. de Vega, para la aprobación en las Cortes de informes que vinculen la realización de un estudio sobre el impacto en la demografía de cualquier nueva normativa autonómica, fue recogido con total convencimiento por el grupo parlamentario del PSOE. “No se debería hacer reformas en ningún ámbito sin esa evaluación previa, ni el ámbito sanitario, ni en el de urbanismo, ni en el de Educación o el del Medio Ambiente”, precisó el líder socialista en la comunidad, Luis Tudanca, tras mantener una reunión de trabajo con el Consultivo.

El también secretario de los socialistas en Castilla y León anunció el respaldo a una propuesta que beneficia a ese reto demográfico que las instituciones tienen por delante y que es “la principal batalla” de la comunidad y del Ejecutivo autonómico, de modo que los proyectos de ley o los decretos, cualquier normativa que emane de las Cortes autonómicas, deben llegar con ese estudio previo sobre “qué impacto tienen en la población y en el territorio, que el que más sufre el drama de la despoblación”.

De Vega anunció los próximos encuentros con los grupos del PP y Ciudadanos de las Cortes para plantearles la necesidad de consenso para poner en práctica esta medida, que enlaza con “la preocupación del Consejo por los retos demográficos a los que se enfrenta Castilla y León, que, junto a otras muchas implicaciones, ponen a prueba el sistema de derechos de la Constitución y del Estatuto de Autonomía como un desafío a la igualdad de oportunidades”. En socialista, terminó con una apuesta por “defender el consenso”, que reivindica también el Consultivo, y “la unanimidad que siempre se ha dado en las instituciones propias de esta comunidad autónoma” y que para Tudanca es “una seña de identidad de Castilla y León” que debe mantenerse, indicó tras poner en valor al Consejo Consultivo.