Zamora inicia hoy la semana definitiva para culminar la primera fase de la inmunización de los mayores de 60 años. De hecho, cuando llegue el sábado, la provincia debería acercarse ya al 100% de los sexagenarios vacunados con una dosis. Actualmente, ese porcentaje se sitúa ligeramente por encima del 75%, antes de que inicien el proceso las dos quintas que faltan: la de 1954 y 1955. Es decir, los que cumplen este año 67 y 66 años respectivamente. Estos ciudadanos han visto pasar por delante a seis generaciones formadas por personas más jóvenes que ellos, dado el criterio establecido por la Junta, pero finalmente se someterán al “pinchazo” en los próximos días.

De este modo, hoy mismo, el Teatro Ramos Carrión de Zamora y el Hospital Provincial de Benavente acogerán la vacunación de los nacidos entre enero y abril de 1954. Como en las ocasiones anteriores, los ciudadanos deberán acudir en la franja horaria que les corresponde por mes de nacimiento a la sede que les vaya mejor. Si eligen la capital, los de enero podrán ir de 15.30 a 17.00; los de febrero, de 17.00 a 18.30; los de marzo, de 18.30 a 20.00; y los de abril, de 20.00 a 21.30 horas. En Benavente, y por el mismo orden en función del mes, los horarios son estos: de 16.00 a 17.30, de 17.30 a 18.30, de 18.30 a 19.30 y de 19.30 a 20.30.

Mañana martes, los turnos serán idénticos para los nacidos de mayo a septiembre, y el miércoles también se usará el mismo sistema para los de septiembre a diciembre. Además, los nacidos en 1952 y 1953 que no pudieron acudir en su momento podrán recibir la vacuna en el horario que les toque por mes.

La generación del 55 se vacunará entre el jueves y el viernes en Zamora y del jueves al sábado en Benavente, mientras que esta semana también se prevé la inmunización de grupos de riesgo y septuagenarios con cita previa.

La provincia mantiene una incidencia por debajo de la media regional

La provincia sigue conteniendo el avance del virus. Según los datos ofrecidos diariamente por la Consejería de Sanidad, Zamora cerró este domingo la semana con una incidencia de 109 casos por 100.000 habitantes a 14 días, una tasa que se sitúa 30 puntos por debajo de la media de Castilla y León. Esa buena situación se traslada al mapa provincial, que muestra muchas zonas libres de coronavirus, más allá de algunas excepciones.

El peor escenario se encuentra de nuevo en Benavente, que tendrá que seguir lidiando con el cierre de la hostelería al presentar una incidencia de 264. El límite fijado por la Junta para permitir la apertura de bares y restaurantes se halla en 150. En ese sentido, la capital sigue en una buena situación, con una tasa de apenas 90 casos por cada 100.000 habitantes en las dos últimas semanas, y con una tendencia sostenida que comparte con el contexto general de la provincia. Ayer mismo, tan solo se contabilizaron tres nuevos positivos en todo el territorio zamorano. En cuanto a las hospitalizaciones, Zamora mantiene a 26 personas ingresadas por coronavirus en el Complejo Asistencial. De ellas, cinco se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos.