El Ayuntamiento de Zamora ha incorporado a su plantilla a 56 nuevos trabajadores dentro del Plan Emplea COVEL. Se trata de un programa cofinanciado entre la capital y la Junta de Castilla y León que promueve la contratación de personas en situación de desempleo y especialmente afectadas por la crisis del coronavirus. El objetivo, según han desgranado fuentes municipales, es contribuir a paliar una situación económica precaria de estos empleados, al tiempo que se refuerza la actividad laboral en los servicios dependientes del Consistorio.

Los sectores sociales a los que se ha dirigido esta convocatoria han sido los desempleados de entre 35 y 45 años con cargas familiares, parados de larga duración sin prestaciones por desempleo, mujeres sin educación superior y personas en riesgo de exclusión social. Como requisito imprescindible, debían encontrarse inscritos como demandantes de empleo en las oficinas del Servicio de Empleo de Castilla y León.

La contratación ha incluido distintas categorías profesiones en los diferentes servicios municipales, con el fin de reforzar aquellos departamentos que necesitan en estos momentos de personal de apoyo a la estructura funcionarial, si bien predominan las relacionadas con los trabajaos de reparación y mantenimiento.