Tres de cada cuatro alumnos de los centros escolares adscritos a la Delegación Diocesana de Enseñanza de Zamora están matriculados en la asignatura de religión. Se trata de 11.123 estudiantes que se reparten en los 86 centros en los que trabaja la Diócesis, que no son todos los de la provincia, puesto que el número total asciende a 110.

Por ciclos, en Educación Infantil hay un total de 1909 alumnos cursando Religión y Moral Católica, 4906 en Educación Primaria, 3793 en Secundaria y 515 en el primer curso de Bachillerato.

Se observa que los colegios enmarcados en el territorio diocesano están dieciséis puntos por encima de la media nacional y seis por encima de la regional, dato que demuestra que la sociedad zamorana confía y valora en el trabajo que se está realizando desde esta área.

En la diócesis de Zamora hay un total de 170 profesores, de los cuales cerca de medio centenar son docentes en centros estatales y el resto desarrollan su tarea en centros concertados compaginándola con otras enseñanzas.

Para estar habilitados como docentes de religión en Infantil y Primaria se requiere el Grado en Magisterio y la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica.

Se da el caso de que en la Escuela de Magisterio de Zamora los alumnos pueden también obtener la mención en Religión, una especialidad que distingue a este centro, perteneciente a la Universidad de Salamanca, como una de las pocas facultades de España que ofrece esta titulación.

Por su parte, para ejercer en Secundaria y Bachillerato es preciso disponer del Grado en Teología y estar habilitado con la Declaración eclesiástica de Competencia Académica de este nivel. En ambos casos es el ordinario Diocesano el que confía la Missio a los profesores