Zamora, que es la provincia con la incidencia de casos más baja de la comunidad, 67 a 14 días, podría ver relajadas las restricciones, en cuanto pase un "tiempo prudencial" después de la Semana Santa para comprobar que las fiestas no han tenido un comportamiento negativo en la evolución de la pandemia y en el caso de los indicadores del Semáforo COVID evolucionen a la baja.

Así lo ha asegurado Verónica Casado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. Hasta ahora el cambio de niveles se había prohibido hasta que no pasaran las fechas de Semana Santa, pero ahora la Junta está dispuesta a concederlos si hay una evolución favorable.

Zamora está en estos momentos en el nivel 4 de riesgo, que es el máximo, aunque la Junta no ha incluido a ninguna localidad de la provincia en las medidas agravadas, como son el cierre del interior de bares.

CORONAVIRUS EN ZAMORA

RESTRICCIONES EN ZAMORA