Los visitantes que han llegado a Zamora incurriendo en ilegalidades han sido residuales. Concretamente, la palabra usada por el Ayuntamiento ha sido “testimoniales”. Según las estadísticas de la Oficina Municipal de Turismo, el 99% de los ciudadanos que ha acudido a Arias Gonzalo a pedir información eran residentes en provincias de Castilla y León. El resto, diez personas en concreto, eran de comunidades autónomas limítrofes, mientras que otras siete llegaron desde el extranjero. Entre los incumplidores, figuran habitantes de Madrid, Galicia, Asturias, Castilla-La Mancha y Extremadura. Y en la lista de países aparecen Alemania, Francia, Chile y México.

El concejal de Turismo del Ayuntamiento de Zamora, Christoph Strieder, ha valorado de manera positiva los datos de turismo registrados por el aparato municipal. “Teniendo en cuenta las restricciones impuestas por los cierres perimetrales, sin poder celebrar las procesiones que tanto atraen a los forasteros y comparando estos datos con otros meses de este mismo año y el año pasado, podemos decir que el número de visitantes que hemos atendido en la Oficina Municipal de Turismo ha sido bueno”, ha señalado. No obstante, el titular del área ha apuntado que es “impensable comparar estos datos con los de otros anteriores”, aunque “quizá sí con lo que ocurra el año que viene”.

Las cifras aportadas por el Ayuntamiento de Zamora demuestran que el día de mayor afluencia de visitantes fue el Sábado Santo, con 335 consultas, seguido del Jueves Santo (282 consultas) y Viernes Santo (185 consultas). Una situación que en la Casa de las Panaderas achacan al mal tiempo de aquella jornada, con intensas lluvias y tormenta. Asimismo, Strieder ha catalogado como buena noticia la llegada de más de una veintena de autocaravanas a Valorio.

Uno de cada foráneos pasó al menos una noche en la provincia

Una de cada tres personas que visitó la capital durante la pasada Semana Santa decidió pernoctar para continuar con su actividad a lo largo de dos jornadas. Eso se desprende de los datos recogidos por la Oficina Municipal de Turismo, en los que se pone de manifiesto que 510 personas de las 1.639 que pasaron por allí informaron sobre su intención de pasar al menos una noche en la provincia. La cifra es más baja de lo habitual, como así ha confirmado Christoph Strieder. “Al proceder fundamentalmente del resto de provincias de Castilla y León y debido a las limitaciones de horario por el toque de queda, muchos de los turistas que han entrado en la Oficina Municipal de Turismo han pasado el día en Zamora y han regresado por la tarde a sus lugares de residencia”, ha expresado el concejal del ramo del Ayuntamiento de Zamora.

La sensación generalizada dentro de la Concejalía de Turismo es que la Semana Santa ha ido bien, dentro de las posibilidades. “A pesar de estos datos y debido a las especiales circunstancias de este año, la semana no ha estado tan mal para el sector turístico como cabía pensar inicialmente”, ha comentado. Strieder, de hecho, confía en que la actividad repuntará cuando se supere esta etapa de incertidumbre.