La Junta de Castilla y León ha desaconsejado la realización de los actos de Semana Santa al aire libre convocados para los próximos días. Pese a haber sido debidamente informados y autorizados por las autoridades municipales, la administración dirigida por Alfonso Fernández Mañueco considera que no son oportunos por razones de seguridad pública. En el caso de Zamora, existen dos focos de conflicto a este respecto. Por una parte, la veneración al Cristo de las Injurias convocada para el próximo Miércoles Santo por parte de la Cofradía del Silencio en la Catedral. Y, por la otra, la pantalla instalada en las Arcadas de la Diputación Provincial, que se han convertido en un punto de aglomeración de gente durante el día.

La administración regional ha anunciado que se pondrá en contacto con los organizadores de estos actos para hacerles llegar un informe no vinculante firmado por las autoridades sanitarias. Un documento en el que se recomendará la no celebración de las iniciativas, aunque en ningún caso se prohibirán. La policía, por su parte, vigilará que todo se desarrolle de acuerdo a las normas.

TODA LA INFORMACIÓN SOBRE EL CORONAVIRUS EN ZAMORA