La actividad vuelve este viernes a Ifeza. Después de trece meses de parón obligado por la pandemia, el recinto acoge a partir de hoy la Feria Hispanolusa de la Industria Musical, una cita para profesionales que no permitirá el acceso al público general, pero que abrirá la veda tras un inédito periodo de ausencia de movimiento. El último evento que se organizó en las dependencias interiores de Ifeza fue la pasada edición de Meliza, en febrero de 2020.

Así las cosas, el responsable de la actividad ferial, Raúl Macías, expresó este jueves su confianza en que la Feria Hispanolusa de la Industria Musical sirva como “revulsivo” para lo que queda de año 2021. “Confiamos en que haya un impulso”, reconoció el responsable provincial, que calculó la presencia de 400 personas entre los más de 120 stands que se instalarán en el interior del recinto, y de unos 2.000 profesionales que acudirán a lo largo de los tres días que durará el evento.

Esta afluencia de personas procedentes de distintos puntos de España y Portugal permitirá un alivio para algunos establecimientos hoteleros. Según Macías, tres negocios que estaban cerrados en Zamora “han abierto específicamente para este evento”. Resulta curioso este dato, si se tiene en cuenta que, en circunstancias normales, un fin de semana como este, habría ciertas complicaciones para dar cabida a todos los visitantes que quisieran acudir a la ciudad. Cosas de la pandemia.

Más allá de esto, el director general de Ifeza destacó la necesidad de cumplir escrupulosamente las normas sanitarias para mantener en todo momento la seguridad: “Nos viene bien una feria profesional antes de abrir al público general”, apuntó Macías, que indicó que se han habilitado pasillos de ida y vuelta con separación para evitar aglomeraciones, y se ha actuado en materia de ventilación para dotar de mayores certezas a un espacio que, ya de por sí, es bastante amplio.

Macías subrayó también que Ifeza está preparado para recibir a profesionales portugueses, con permiso para cruzar la frontera. Lo cierto es que esta muestra hispanolusa tendrá lugar dentro de un periodo en el que está prohibida la movilidad entre los dos países: “Puede ser un poco raro, pero se necesita la actividad”, destacó el responsable del recinto.

También están invitados a la cita los alcaldes de la provincia, y es que una feria de estas características contará además con grupos y empresas que buscarán hacer contactos de cara a la contratación para las fiestas patronales de verano: “Hay mucha gente que se está reinventando para montar espectáculos con menos aglomeraciones”, subrayó Macías.

El director general de Ifeza apuntó también que lo idóneo habría sido contar con una feria abierta al público, pero se mostró conforme con “lo que se puede hacer ahora”. Su idea, compartida con sus homólogos de otros territorios de España es “darle un empuje” a la actividad ferial para que ya no se frene a partir de ahora. Si todo marcha como debe, en mayo, ya habrá actividades abiertas a la ciudadanía, en el camino a la normalidad.

Conferencias, música en directo y gran variedad de opciones

La Feria Hispanolusa de la Industria Musical se inaugura, por fin, este viernes, en un acto en el que se prevé la presencia de varias autoridades. Entre ellas, el presidente de la Diputación, Francisco José Requejo, y el alcalde de la capital, Francisco Guarido. El evento traerá a Zamora decenas de charlas y conferencias, actividad en los más de 120 stands para profesionales y un importante menú de música en directo que servirá para que artistas y grupos se den a conocer. Además, habrá actuaciones destacadas ya en el Teatro Ramos Carrión, de la mano de Rulo y La Contrabanda (mañana), Albert Pla (el domingo) y la que abrirá el ciclo hoy, de Kutxi Romero. Precisamente, el cantante de Marea será el primer protagonista de las charlas de la feria durante la mañana, antes de subirse al escenario a partir de las ocho de la tarde. Más allá de eso, en la primera jornada del evento se tratarán asuntos como la importancia de la relación de lo público y lo privado para la industria musical, la accesibilidad y la inclusión en los festivales, la celebración de eventos en el contexto del COVID o temas legales y económicos.