En el enésimo cambio de opinión en apenas cuatro días, la Junta de Castilla y León ha confirmado ahora que el próximo lunes levantará las restricciones adicionales derivadas del nivel 4 de alerta por el coronavirus en el conjunto de Castilla y León. Este mismo viernes debería salir publicado el acuerdo que confirme esta relajación de las medidas, que afectan principalmente a la hostelería, el comercio y las actividades deportivas. Ha sido el vicepresidente, Francisco Igea, el encargado de realizar un anuncio que alivia la presión a la que están sometidos los sectores más afectados por la pandemia. Y lo ha hecho confirmando las palabras de Juan Carlos Suárez-Quiñones y Ángel Ibáñez, quienes fueron desautorizados por Alfonso Fernández Mañueco, pero cuyas palabras han vuelto a cobrar vigencia y veracidad.

Francisco Igea ha sido escueto en su mensaje, que ha decidido introducir tras el anuncio de una batería de medidas económicas derivadas del Consejo de Gobierno celebrado ayer en Valladolid. Al final de su intervención, en apenas diez segundos, el vicepresidente ha destapado los planes de la administración regional. “En vista de los datos epidemiológicos y de saturación hospitalaria, se ha tomado el acuerdo para permitir levantar el próximo lunes las medidas restrictivas del nivel 4 de alerta”, ha indicado el máximo representante de Ciudadanos en el Gobierno regional. Una medida que se publicará en el día de hoy en el Boletín Oficial de Castilla y León para su aplicación a partir de las 00.00 horas del lunes día 8 de marzo.

Fruto de esta decisión, la provincia de Zamora recuperará parte de su normalidad, aunque todavía habrá que cumplir una serie de normas de aforo. La medida afecta a la hostelería, que podrá abrir el interior de sus establecimientos; a los centros deportivos, que tendrán la oportunidad de retomar la actividad; y a los centros comerciales, que han permanecido cerrados desde el recrudecimiento de las restricciones aplicadas por la Junta de Castilla y León ante el avance desmedido de la tercera ola. A partir de este momento, la administración regional abordará la desescalada cada dos semanas, teniendo en cuenta criterios de evolución epidemiológica y saturación de las Unidades de Cuidados Intensivos. De esta manera, siempre y cuando la incidencia continúe a la baja en cada provincia, y la saturación de las UCI esté por debajo del 25%, se podrán tomar medidas para relajar la situación de los ciudadanos y los principales sectores afectados por la crisis del coronavirus, según ha manifestado el vicepresidente, Francisco Igea.

CONSULTA EL DOCUMENTO ÍNTEGRO QUE PUBLICA HOY EL BOCYL

Sanidad y las comunidades acuerdan las medidas para Semana Santa

Sanidad y las comunidades autónomas acordaron este jueves una Semana Santa con cierre perimetral y toque de queda de diez de la noche a seis de la mañana. La decisión, que tendrá que ser refrendada por el Consejo Interterritorial, se confirmó a primera hora de la tarde aunque, ya en su comparecencia tras el Consejo de Gobierno, el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea había hablado sobre este asunto. Igea defendió que el Gobierno central ejerza sus competencias como autoridad según el decreto del estado de alarma en el caso de que Madrid no quiera cumplir el acuerdo con medidas para frenar la pandemia, aunque confió en que no será necesario porque los dirigentes madrileños “entenderán que esta situación exige un liderazgo compartido”. El vicepresidente de la Junta precisó que no defiende que haya que “obligar” a una comunidad a cerrar, sino que el Gobierno debe ejercer su liderazgo desde el convencimiento de la razón. “El ministerio tiene que liderar utilizando los datos, estoy seguro que no va a ser necesario, yo que conozco bien a quien trabaja en Madrid en Sanidad”, apuntó. Por esta razón, le ha pedido al ministerio que asuma el liderazgo “que le corresponde” en virtud del decreto de estado de alarma cuando apenas quedan cuatro semanas para que se celebre la Semana Santa.

Sectores afectados por la crisis.

Sectores afectados por la crisis. L. O. Z.

Un alivio para los sectores más afectados por la crisis

El levantamiento de las restricciones adicionales del nivel 4 de alerta anunciado por Francisco Igea supondrá un importante respiro para los sectores de la hostelería, el comercio y las actividades deportivas, que podrán regresar parcialmente al trabajo a partir del próximo lunes día 8 de marzo. Todo ello, supeditado a que no vuelvan a existir cambios de opinión como los registrados esta semana en el seno del Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco. En principio, a partir de las 00.00 horas del lunes, estos establecimientos tendrán la oportunidad de retomar cierta normalidad. En el caso de la hostelería, los empresarios podrán abrir sus interiores, aunque el consumo no puede ser ni en barra ni de pie, siendo de obligado cumplimiento sentar a los clientes en mesas o agrupaciones de mesas que en ningún caso deberían superar las cuatro personas. Además, en el conjunto del interior, el aforo no podrá superar el 33% de ocupación. Estas restricciones se trasladarán también a la actividad en centros deportivos y al comercio, que no podrán exceder el 33% de su aforo en ninguna circunstancia. Cabe recordar que, si bien las pequeñas tiendas han podido mantener la actividad durante todo este tiempo, las medidas aplicadas por la Junta de Castilla y León obligaron a cerrar a los centros comerciales, que es a quienes van dirigidas estas cuestiones de alivio planteadas por la Junta de Castilla y León. El objetivo de la administración dirigida por Alfonso Fernández Mañueco es revisar cada quince días la situación epidemiológica y la ocupación en las unidades de intensivos para valorar si procede o no el levantamiento de más restricciones y la reducción de los niveles de alerta marcados ante la crisis derivada del coronavirus.

TODA LA INFORMACIÓN DEL CORONAVIRUS EN ZAMORA

RESTRICCIONES POR EL CORONAVIRUS EN ZAMORA