El proyecto de aprendizaje y servicio Los Guardianes del Duero, puesto en marcha hace tres cursos por el colegio Santísima Trinidad-Amor de Dios sigue dando pasos. Los últimos, durante la celebración de la Semana de la Biodiversidad, en la que participó el colectivo Ecologistas en Acción.

Desde Infantil hasta Secundaria, más de trescientos alumnos tuvieron una semana llena de actividades relacionadas con la biodiversidad. Economía, polinización, diversidad biológica, especies en peligro de extinción o conservación del medio ambiente fueron algunos de los conceptos que desarrollaron en sus asignaturas.

Poniendo en práctica competencias como la expresión oral y escrita, las tareas se realizaron de manera colaborativa, con distribución de roles entre los miembros de cada equipo y utilizando como base la exposición de Ecologistas en Acción titulada “Sin Biodiversidad no hay Vida”, que estuvo durante toda la semana en el centro escolar. “El trabajo colaborativo me ha enseñado a conocer de cerca a compañeros de clase con los que a menudo tengo menos relación”, valora Aarón Coco, de 5º de Primaria.

Una de las tareas relacionadas con la exposición consistió en extraer ideas de sus carteles para crear poemas medioambientales. “Este taller nos ha permitido adaptar clásicos de la literatura a un tema tan importante como el cuidado del medio ambiente”, destaca Aroa Hernández, alumna de sexto.

También se trabajó en la adaptación del vocabulario científico a uno más cercano y motivador para los compañeros más pequeños que visitaban la exposición, con lo que los mayores fueron los encargados de hacer de guías para que comprendieran cada mensaje.

Varios alumnos, junto a los carteles de la exposición.

Varios alumnos, junto a los carteles de la exposición. Cedida

Además, para cumplir con la normativa anticovid, las actividades programadas durante la semana se realizaron en el exterior. “El curso actual nos ha obligado a acercar nuestra metodología a los protocolos oficiales, pero sin restar una pincelada de creatividad. Desde el equipo directivo, valoramos mucho la capacidad camaleónica del claustro de profesores para adaptarse a la nueva normalidad y el compromiso de las familias en el seguimiento de tareas que van más allá de lo puramente académico”, agradece el director pedagógico, Luis de Mena.

El entorno de este colegio —en el barrio de Pinilla y junto al río Duero— está ofreciendo muchas posibilidades para poder desarrollar un currículo que apuesta por las metodologías activas y habilidades de cooperación. “El alumnado es consciente de que la naturaleza está en todas partes. Nuestra ubicación ha permitido crear escenarios de aprendizaje motivadores, que proporcionan al estudiante un ámbito educativo de coste cero y de incalculable valor en el futuro”, argumenta De Mena.

Una vez más, el proyecto de aprendizaje y servicio Los Guardianes del Duero sirvió para sensibilizar a la comunidad educativa. Por otra parte, los estudiantes tuvieron la oportunidad de compartir y hacer crecer las experiencias educativas con otras instituciones, como Ecologistas en Acción, que dan visibilidad al desarrollo de metodologías activas del centro.

Con todo este respaldo, el colegio Santísima Trinidad ha presentado su proyecto como experiencia de calidad certificada por la Consejería de Educación de la Junta.