Las máquinas han entrado por fin en el edificio número 37 de la avenida de la Feria para llevarse por delante uno de los pocos inmuebles que todavía impiden visibilizar la muralla de Zamora. Los operarios contratados por el Ayuntamiento de Zamora ejecutaron durante la mañana de ayer los trabajos previos antes de poder avanzar con la excavadora hacia la parte trasera de la parcela, donde redujeron a escombros una nave situada tras la construcción principal. Esta fue la primera parte de la operación, dado que está previsto que el grueso de la obra se realice en la jornada de hoy, martes, cuando se derribe todo el frontal orientado hacia la carretera. En el momento en que eso ocurra, se habrán destapado otros 21 metros lineales de la fortificación.

La excavadora actúa sobre el edificio situado más próximo a la muralla en la parcela de Feria 37. | Jose Luis Fernández

Los trabajos iniciados ayer suponen dar el pistoletazo de salida a una carrera en la que el Ayuntamiento de Zamora pretende liberar prácticamente todo el recorrido de la muralla en el entorno de la avenida de la Feria. Tras este número 37, los edificios 39 y 41 deberán sucumbir ante los derribos en el plazo de dos o tres meses, de manera que antes del verano esté despejada buena parte del monumento. Una vez se consuma el periodo estival, el Ayuntamiento de Zamora pretende echar abajo la hilera de inmuebles que discurre entre el 43 y el 49, momento en que la fortificación luzca sin impedimentos visuales desde el edificio de Feria 9 hasta la Bajada de San Martín.

Primeros derribos en la trasera. | Jose Luis Fernández

En la avenida de la Feria, por lo tanto, tan solo restarían por ser pasto de los escombros los primeros edificios situados más próximos a la glorieta. El alcalde, Francisco Guarido, ha abierto por primera vez la puerta a una expropiación forzosa. “Los propietarios que todavía mantienen negocios en la zona no han querido vender, pero en algún momento habrá que abordar la situación para ser expropiados y que toda la muralla quede liberada”, ha manifestado el regidor municipal. Si esto llega a ocurrir, el Ayuntamiento de Zamora habría conseguido despejar por completo este tramo del cerco medieval, con el potencial que toda la zona adquiriría de cara al turismo.

Retirada de la cubierta. | Jose Luis Fernández

No obstante, los planes municipales no se detendrán pese a no contar con toda la liberación. Por esta razón, el equipo de Gobierno de Izquierda Unida trabaja ya en la primera fase del proyecto de ajardinamiento y pavimentación que deberá cambiar la cara por completo al entorno de la avenida de la Feria, convirtiéndola en una portada para toda la ciudad de Zamora. Igualmente, esperan desde la administración dirigida por Francisco Guarido que el Ministerio de Cultura no demore más sus planes de intervención sobre los lienzos despejados, al considerar que no hace falta que el Plan Director dictamine “lo que se ve, que es una necesaria restauración”. Una vez más, el alcalde ha apelado a ese millón de euros comprometido por el Estado y del que apenas se han gastado 13.000 euros para actuaciones puntuales en los entornos de San Martín y la Vega.