Hace apenas dos semanas, Zamora era una pista de patinaje. Las temperaturas bajo cero habían congelado los restos de la nevada del fin de semana anterior y la cencellada había hecho el resto para dejar la ciudad teñida de blanco y resbaladiza. Por unos días, ese escenario compartió la atención mediática con la pandemia y copó informativos locales, portadas y avisos de las autoridades.

Aunque la temperatura mínima registrada durante esos días no alcanzó los valores de los años más fríos, Zamora sí rozó los siete grados negativos y acumuló horas y horas bajo cero hasta que la subida de las temperaturas y la lluvia borraron el rastro del temporal. Por el camino, varias caídas, golpes con el coche y un inusitado interés por la cantidad de sal que el Ayuntamiento tenía disponible.

Pues bien, solo unos días después de terminar con la llamada borrasca Filomena y sus derivados, Zamora se encuentra ahora con la otra cara de la moneda. Hace calor para ser enero. Tanto, que si hoy se cumplen las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología, Zamora superará la temperatura máxima registrada en la ciudad durante el primer mes del año. El récord data del 20 de enero de 1924, cuando los termómetros marcaron 17 grados justos en la ciudad. Si la Aemet acierta en su predicción para hoy, la temperatura máxima de este jueves podría superar ligeramente ese valor. Suceda esto finalmente o no, lo cierto es que las marcas de las últimas horas están siendo anormalmente altas para el mes de enero.

De récord

Así lo indicó la propia Agencia Estatal de Meteorología de Castilla y León a través de sus redes sociales, donde advirtió de la posibilidad de que se batan récords en las diferentes provincias de la comunidad, y aludió a la ausencia de heladas como una circunstancia atípica para estas zonas.

Por lo pronto, este miércoles, la temperatura máxima ya superó los 15 grados. En concreto, la capital registró 15,2 a eso de las dos de la tarde. Además, durante la madrugada del 26 al 27 de enero, los valores mínimos se situaron ampliamente por encima de los 10 grados, y la mínima matinal se quedó en 11,5 pasadas las ocho. Hoy, las mínimas podrían descender ligeramente, hasta los nueve grados en la ciudad, pero la perspectiva es que las máximas superen los 17 grados entre las dos y las tres de la tarde.

En este contexto, el río Duero presenta una crecida del caudal que ha llevado al Ayuntamiento a proteger la zona de los paseos para evitar accidentes. El aumento del volumen ha sido del 25% en la última jornada y alcanza los 355 metros cúbicos por segundo.