La situación en los hospitales sigue siendo complicada. Cuando comenzó la segunda ola, tras un verano relativamente tranquilo teniendo en cuenta el contexto de pandemia, las UCI se encontraban prácticamente vacías de pacientes COVID, una circunstancia que facilitó que el sistema sanitario aguantara el envite del otoño a pesar de la virulencia con la que atacó el virus, especialmente en noviembre.

La situación ahora es diferente. El lapso de tiempo transcurrido entre la segunda y la tercera ola ha sido prácticamente inapreciable, y los hospitales llegaron al mes de enero con decenas de pacientes COVID en planta y varios todavía en la Unidad de Cuidados Intensivos. Esta circunstancia ha provocado que, en apenas unas semanas de 2021, el número de hospitalizados por coronavirus haya superado con creces el centenar en provincias como Zamora.

De hecho, según los datos facilitados por Sanidad, el Complejo Asistencial cuenta actualmente con 117 pacientes ingresados por COVID, diez de ellos en una unidad de críticos cuyos trabajadores están empezando a detectar un cambio en el perfil de los pacientes que ingresan con síntomas graves del virus.

En ese sentido, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, subrayó que, a nivel de Castilla y León, las UCI se están llenando de pacientes “mucho más jóvenes” que en la segunda ola, con una media que se sitúa ahora en los 63 años.

A este respecto, Casado recalcó que el virus no respeta barrios, provincias, fronteras o edades. “No respeta absolutamente nada”, apostilló, antes de insistir en que cada vez ingresan más personas jóvenes. 

TODA LA INFORMACIÓN SOBRE EL CORONAVIRUS EN ZAMORA