Los datos de incidencia del coronavirus siguen reflejando una clara tendencia a la baja en Zamora. Así se percibe en la incidencia acumulada a 14 días, que se ha reducido a la mitad en poco más de dos semanas. La tasa alcanzaba los 1.062 contagios por cada 100.000 habitantes el pasado 17 de noviembre, y ahora se sitúa en 516, después de una bajada que todavía no permitirá que la provincia se acoja a las medidas de alivio permitidas por la Junta en otros territorios.

La exigencia del Gobierno autonómico para abrir la mano es que la incidencia a 14 días en el conjunto de la provincia baje hasta los 400 casos por cada 100.000 habitantes, y todo apunta a que Zamora bajará de esta barrera de cara a la próxima deliberación de la Junta, que tendrá lugar el jueves 10 de diciembre. De hecho, si se tiene en cuenta la tasa de la última semana, el territorio zamorano ya aparece con una tasa inferior a 200 (181) y con la expectativa realista de seguir bajando en estos días.

En cuanto a la incidencia por municipios, la tendencia de los grandes núcleos va de la mano de los datos positivos del conjunto de la provincia. De hecho, la capital, que durante bastantes días se mantuvo con una tasa superior a los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, ha bajado ya hasta los 680 a 14 días, y a tan solo 208 en la última semana. Benavente y Toro evolucionan un poco mejor, y la preocupación se centra en algunos lugares puntuales, como Santa Cristina de la Polvorosa, que ha sufrido un incremento reciente del número de contagios.

Por lo demás, el mapa de Zamora sigue aclarándose, especialmente en su parte occidental. No en vano, solo Fariza, Fermoselle y Hermisende se mantienen en una incidencia muy alta dentro de los ayuntamientos que hacen frontera con Portugal. El resto se mantiene con riesgo bajo o medio, o directamente en situación de nueva normalidad, con la esperanza de haber pasado ya el peor trago de la pandemia y de sujetar los contagios a partir de Navidad.

Otra de las cifras que invitan al optimismo es la de los casos con trazabilidad. El porcentaje de positivos cuyo origen permite el rastreo supera el 82% en la provincia. Se trata de uno de los mejores datos de la comunidad autónoma, y resulta especialmente positivo si se toma en consideración el que manejan otros territorios como Burgos, que se sitúa por debajo del 50%.

En cuanto al índice reproductivo del virus, Zamora tiene una tasa de 0,72. Es decir, de forma aproximada, cada tres personas contagiadas infectan a otras dos. Este indicador también había estado muy por encima del dato actual en los momentos más duros de la llamada segunda ola.

Ante esta serie de cifras, y a pesar de que la situación sigue siendo delicada, todo apunta a que Zamora ha controlado la crisis que se disparó entre octubre y noviembre, y la tendencia dice que seguirá mejorando a medida que se acerque la Navidad. En las fiestas, la idea de los responsables políticos es limitar al máximo los contactos para evitar un repunte que convierta en dramática para muchas familias la llamada cuesta de enero.

LA SITUACIÓN EN PLANTA MEJORA, PERO LA UCI SIGUE CON TRECE INGRESADOS

La situación en el Complejo Asistencial de Zamora sigue siendo delicada, aunque la cifra de altas hospitalarias está permitiendo aligerar la ocupación en planta en los últimos días. De hecho, ahora mismo hay 72 pacientes ingresados en esta situación, cuando se llegó a superar el centenar en los momentos de mayor saturación. Lo que, por el momento, continúa más atascado es la Unidad de Cuidados Intensivos, que mantiene a trece pacientes ingresados en estado grave. Esta cifra es una de las más elevadas de lo que va de pandemia y continúa estable en la última semana, vinculada a las grandes cifras de contagios registradas en el mes de noviembre,

A esta alta ocupación hospitalaria a causa del COVID también tiene que ver con el número de brotes que ha registrado la provincia desde que comenzaron a dispararse de nuevo los contagios a partir de septiembre. De hecho, todavía se mantienen 41 focos activos con 569 positivos vinculados. La capacidad para rastrear todos estos casos y para limitar su expansión condicionará el futuro de la pandemia en Zamora.