El parque del barrio de La Horta, ubicado en un solar de la calle Caldereros, se ha quedado pequeño para atender las necesidades de los vecinos de esta zona de la capital. La asociación ha reclamado al Ayuntamiento de Zamora la necesidad de ampliar este espacio, sobre todo tras la retirada hace unos meses de una caseta de obra que restaba metros a la superficie disponible y que ahora podrían ser aprovechados con esta finalidad.

“Es un parque muy usado por los vecinos del barrio, tanto por niños como por personas mayores, que podría ganar bastantes metros y quedar muy bonito y vistoso”, explica la vicepresidenta de la asociación de vecinos de La Horta, María Jesús Márquez, quien incide en la necesidad de que esa ampliación vaya acompañada de labores de limpieza y saneamiento. En este sentido, denuncia que “el parque se encuentra lleno de maleza y de desperdicios porque hay gente que se dedica a tirar bolsas de basura, con lo que se han visto hasta ratas”.

La Horta pide que se amplíe el parque, tras la retirada de una caseta de obra

La representante vecinal del barrio estima que el parque podría ganar más de 15 metros de largo y cinco de ancho para aprovechar el espacio disponible hasta la iglesia anexa de San Leonardo. Una reivindicación que “ya hemos puesto en conocimiento del Ayuntamiento, al que agradecemos que siempre atienda nuestras peticiones y ponga soluciones, aunque tengamos que esperar”, reconoce Márquez.

Otra de las reclamaciones de los vecinos de esta zona de la ciudad se refiere a la pequeña escalinata situada junto a una zona verde en la avenida del Mengue, en frente del bar Oviedo. El mal estado de la misma, según asegura la vicepresidenta de la asociación, “ya ha provocado varias caídas, sobre todo de personas mayores”. Por ello, reclama su rehabilitación y la instalación de unas barandillas que faciliten la sujeción de los peatones.

En cuanto al mal estado de las verjas de las pistas deportivas de Puerta Nueva, también pertenecientes al barrio de la Horta, Márquez recrimina que son los propios usuarios los que provocan el deterioro constante de las mismas “porque en lugar de salir por las puertas lo hacen por las verjas laterales, dejando huecos y agujeros por los que luego se salen las pelotas con el riesgo de que acaben en la calzada”. Además, remarca que estas vallas perimetrales fueron reparadas hace menos de dos años.