Primera movilización en Zamora contra el "decretazo" de la Junta de Castilla y León. Los sanitarios del Hospital Virgen de la Concha y del Hospital Provincial, incluido el exgerente de Sacyl, se han concentrado este jueves a las puertas de los centros hospitalarios para mostrar su rechazo al decreto de Mañueco que podría implicar para los profesionales el traslado a otro territorio y modificaciones en la jornada, descansos, turnos o las guardias.

Todos los sindicatos presentes en la Mesa Sectorial de Sanidad han convocado concentraciones este jueves ante los centros de trabajo y la Consejería en defensa de los derechos laborales y contra el decreto 2/2020 de prestaciones personales obligatorias en Sacyl. Satse, CSIF, CESM, UGT, CCOO y SAE inician así movilizaciones y piden a la Junta de Castilla y León "responsabilidad, respeto y seriedad" para con los trabajadores de sanidad y con la población ante lo que consideran "el mayor abuso jamás realizado sobre las condiciones de trabajo de cualquier tipo de empleado público".

Los trabajadores han puesto en valor el esfuerzo que llevan realizando desde hace nueve meses que ha merecido el aplauso unánime de toda la sociedad pero que se paga por parte de la administración con una pérdida de derechos.

"Estamos agotados, exhaustos, muchos de nosotros rotos física y emocionalmente ante lo que estamos viviendo estamos realizando un sobreesfuerzo en el intento de atender a toda la población que acude por covid-19 y otras patologías que no han dejado de existir". En el manifiesto leído por los representantes sindicales en la capital, han indicado que se sienten menospreciados por una administración "desagradecida que no ha hecho bien sus deberes".

La protesta también ha sido secundada en el Centro de Salud de Puebla de Sanabria.

Parón en el centro de salud de Puebla de Sanabria. Araceli Saavedra

Los profesionales sanitarios aseveran que no pueden "tolerar" que a los empleados públicos que "están dando la cara" frente a la pandemia, a los que más se implican, a los que más esfuerzo están dedicando, no solo no se les premie, sino que se les castigue eliminando sus derechos" y han aclarado que no piden que se quiten derechos a nadie sino un trato que no sea discriminatorio.

"Como profesionales de la sanidad y como usuarios no consentiremos que destruyan el sistema sanitario que hemos construido entre todos y seguiremos movilizándonos hasta que retiren todas las medidas que lesionen los derechos de los que están plantando cara frente a la pandemia", han añadido.